Crítica de Buscando un beso a medianoche

"

Todo en blanco y negro y rodado en Los Ángeles. Risas, penas, buena música, bella estética y actores carismáticos. "

 


Miguel Ruiz Manzano por Miguel Ruiz


cartel de Buscando un beso a medianoche

Director: Alex Holdridge
Estreno: 2009-01-14
Genero: Comedia

Anne Walker-McBay, la productora ejecutiva de Buscando un Beso a Medianoche, produce este film que sabe mucho a las películas de Richard Linklater (como Antes del Amanecer). De hecho, Walker-McBay ha producido casi todas las películas del director americano. Todo queda en familia, ya que tanto los actores como el resto del equipo son amigos, algo que incluso se puede ver reflejado en las actuaciones de los actores y como disfrutan en cada momento.

 

A pesar del título a lo película romántico y acaramelada de los años 50, el film dirigido por Alex Holdridge tiene más de divertida que de romántica-trágica. Holdridge sigue los pasos de Linklater a la hora de retratar los amores de la juventud americana y plasmarlo en la sociedad americana contemporánea.

La película muestra el choque entre dos personas (y sus respectivas vidas, amigos, pasados…etc) el día de nochevieja tras haber vivido uno de sus más penosos años. La historia es muy rica en diálogos, ya que los personajes se pasan gran parte del tiempo paseando por la delicadamente filmada ciudad de Los Ángeles y conversando. Un chico perdido, roto y con poco que perder conoce a una chica que a primeras parece tener una gran confianza en sí misma y una hiperactividad imposible de controlar. El trayecto entre el día y la medianoche es lo que engancha, son esos picos para arriba y abajo en la tabla de emociones fuertes que viven los personajes. Un día loco que termina en una noche más loca. Una película idónea como broche final de 2008.