Crítica de Radio encubierta

"

Radio Encubierta es una payasada histriónica, divertida y edulcorada pero responde fielmente a los parámetros del cine inglés con las dosis justas de sexo y Rock&Roll como para que haya conseguido complacerme."

 


Ana Belén Pacheco por Ana Belén


cartel de Radio encubierta

Director: Richard Curtis
Estreno: 2009-05-29
Genero: Comedia

Debo decir que cualquier fan de Richard Cutis, director de Love Actually y de cuya pluma surgieron Bridget Jones, Notting Hill o Cuatro Bodas y un Funeral, puede contrariarse ante esta nueva y rutilante apuesta coral del director inglés.

Radio Encubierta es una payasada histriónica, divertida y edulcorada pero responde fielmente a los parámetros del cine inglés con las dosis justas de sexo y Rock&Roll como para que haya conseguido no disgustarme e incluso complacerme.

Corren lo años sesenta y la represión del gobierno británico priva a todos los oyentes de música de calidad, es la época en la que las radios en alta mar (para elidir los controles gubernamentales) prosperaron, entre ellas esta Radio Rock. Un montón de Dj’s hiperactivos amantes de la música y del amor que pasan los días y las noches alimentando los sueños y esperanzas de millones de personas. Carl es un jovencito sin rumbo, cuando le expulsan del colegio su madre decide que es el momento ideal para que pase una temporada en altamar junto con su padrino, Quentin (el siempre histriónico y divertido Bill Nighy). En su nuevo hogar confraternizará con los habitantes del barco y tendrá experiencias vitales únicas que se verán propulsadas a cotas insospechadas con el retorno de Gavin (Rhys Ifans), un pinchadiscos mítico y rebelde que relanzará la cadena musical. Mientras, en tierra firme un malévolo Kenneth Branagh y su secuaz Jack Davenport (de cuyo nombre en su traducción española me niego a hacer chiste malo) intentarán cerrar para siempre sus emisiones.

A pesar de que durante los veinte primeros minutos parece que nos encontremos ante la típica payasa comedia de género con sus tópicas presentaciones y estereotipos hay que reconocer un mérito con un despegue y resurgir de la película amparado en anécdotas y simpáticas situaciones que consiguen que Radio Encubierta o se convierta en una cinta del montón. Su gamberra pose británica y su desfasado look y montaje realzan las virtudes de los actores, una tonelada de grandes nombres reconocibles por sus trabajos en Inglaterra en series y películas de éxito como, Nick Frost (Arma fatal y Spaced), Tom Sturridge, Jack Davenport (Coupling), Ralph Brown, Chris O'Dowd y Katherine Parkinson (estos dos últimos de IT Crowd) acaban de redondear el reparto.

Rhys Ifans o Bill Nighy son los ases en la manga del director, dos actores que han representado grandes papeles en sus anteriores películas y se han convertido en auténticos y míticos personajes que permanecen en el imaginario colectivo, uno como Spìke, el payaso compañero de cuarto de Hugh Grant que paseaba con diversas indumentarias por la casa (o sin ellas) y el otro como roquero de capa caída creando la canción de las navidades sacando esta vez todo el repertorio de serio histrionismo del que es capaz.

Philip Seymour Hoffman, Kenneth Branagh, o Emma Thompson sirven para dar el toque glamouroso y civilizado a un cartel coral como el que presenta.

Por si esto fuera poco una banda sonora de lujo completan lo que pasará a ser una comedia más de Curtis pero que por méritos propios se podría considerar más gamberra, divertida y redonda que algunos de sus otros trabajos.


lo mejor Lo mejor de "Radio encubierta"...

No puedo ser imparcial, me ha gustado mucho... Actores, música, gamberradas,...

lo peor Lo peor de "Radio encubierta"...

Los primeros minutos tiran para atrás pero salvado ese escollo sólo hay hueco para la diversión.

Critica de "Radio encubierta" publicada el 2009-06-03
Ver más críticas de Ana Belén Pacheco


Otras criticas de Radio encubierta

Ver todas las críticas de