Crítica de Ser y tener

"

un buen documental realizado con una simplicidad envidiable, con una relación emotiva entre el profesor y sus alumnos"

 


elprimerhombre por elprimerhombre


cartel de Ser y tener

Director: Nicolas Philibert
Estreno: sin fecha
Genero: Documental

Elprimerhombre se ha vuelto a emocionar con el documental Ser y tener, de Nicolas Philibert, realizado con la sabiduría de saber mostrar, con absoluta atención, la dedicación de un profesor en una escuela rural impartiendo clase a sus alumnos de entre cuatro y once años.

Esto es lo que se llama "la clase única", dispuesta en zonas rurales alejadas, en la que se juntan críos de preescolar con críos de primaria. En este caso en concreto, la escuela está situada en una zona apartada de la región de Auvergne, en Francia. Y como podemos ver, nada más comenzar el documental, el invierno en estos lugares es muy duro, siendo el paisaje un detalle muy importante para la historia real que se nos cuenta. Cada mañana, varios de estos alumnos son recogidos por una furgoneta para ir a la escuela, donde recibirán los sabios consejos de su profesor Georges López, de origen español, cuya misma delicadeza para atender las dudas de sus pequeños alumnos será compartida por Philibert al dejar que ellos mismos sean los protagonistas, filmando con la cámara todo cuanto dicen y colocada a su misma altura. Conoceremos entre otros al simpático Jojo, el niño que tiene más protagonismo, y que se nota que es el que llama más la atención del director y del mismo profesor; a la riquísima Marie, una niña oriental con marcados mofletes; a la callada Alize, al tímido Johann, o a los más mayores, Olivier y Julian. En total serán trece niños que mantendrán una buena relación con su profesor y que nos llegarán a enternecer.

Lo más llamativo de esta película y lo que mejor se consigue es el contagio al espectador de la tranquilidad con que se nos plantea todo desde el comienzo. En el primer plano de la clase que se nos muestra, las sillas están aún encima de la mesa y entran en escena a su paso dos tortugas de tamaño bastante grande, como introduciéndonos lentamente en un paisaje rural afiliado al silencio, ayudando esta serenidad a que haya una sintonización mejor entre el profesor y sus alumnos. Algo casi absolutamente imposible en los colegios urbanos, como pasaba en la película de La clase, de Laurent Cantet, con unos alumnos bastante aturdidos y de tono disonante, siendo el intento para dialogar con ellos una pura utopía. Algo que en cambio consigue fácilmente el señor López, con muchos menos alumnos y hasta con una educación mejor de estos mismos. También es verdad de que la mayor diferencia de este tipo de clase con la que hay en las ciudades es por el vínculo mayor entre el profesor y sus alumnos, cuyo respeto mutuo está mucho más acentuado. Probablemente sea gracias a la cercanía y el ser pocos alumnos lo que ayude a conseguir una mejor coordinación y un mayor acercamiento, pero es que de esta manera el profesor puede hablar sin tener que gritar y puede hacerse entender mucho mejor. De ahí el emocionante final de curso, dado también por la cercana jubilación del profesor López, ocasionando de esta manera un brillante desenlace con besos de despedida entre él y sus alumnos.

Esta simpática y muy respetable relación conlleva a que sea lo más vistoso y agradable del documental, algo que te deja con la sonrisa en la boca en muchos momentos, destacando la forma en que el profesor se comunica con ellos, haciéndoles muchas preguntas para que se den cuenta en lo que están fallando o para poder averiguar en qué es exactamente lo que no entienden. Entre los alumnos hay compañerismo pero no hay ninguna duda de que también hay riñas, como es obvio a su edad, con el consecuente diálogo que pueda tener el profesor con ellos para calmar los ánimos. Pero no hay que olvidar en ningún momento la importante aportación que tiene la familia en estos lugares, ayudando en lo que pueden a sus hijos y algunos hasta hablando con el profesor para encontrar alguna solución a sus estudios, a que logren ser capaces de aprobar las materias, llegando a ser más competentes.

En definitiva, un buen documental realizado con una simplicidad envidiable, con una relación emotiva entre el profesor y sus alumnos.


lo mejor Lo mejor de "Ser y tener"...

El niño llamado Jojo

lo peor Lo peor de "Ser y tener"...

Que este tipo de película no llegue a más público

Critica de "Ser y tener" publicada el 2009-06-10
Ver más críticas de elprimerhombre