Carlos Atanes

Polarizar al público es casi tan divertido como saltar en paracaídas (y en ocasiones como saltar sin él).

Una Rara avis en nuestro país es este autor que desata pasiones y fobias a parte iguales. Su largometraje FAQ es un filme renovador dentro de los cánones del cine español, tal vez la única distopía realizada en nuestros lares.

FAQ gana el premio a la Mejor Película en el International Panorama of Independent Filmmakers de Atenas, en octubre de 2005 y es nominado al Premio Méliès de Plata de Cine Fantástico Europeo en Fantasporto 2006.

En 2007 estrena PROXIMA, su segundo largometraje de ciencia-ficción, en Fantasporto y en el Festival de Ciencia-Ficción de Londres (Sci-Fi-London).

En 2008 reúne sus tres cortometrajes más bizarros y underground en el CODEX ATANICUS, una antología que lleva camino de convertirse en una obra de culto, a juzgar por la reacción entusiasta de los críticos independientes norteamericanos.

Como escritor, ha tocado casi todos los géneros: guión cinematográfico, ensayo, novela, teatro, cuento y, sobre todo, numerosos artículos, la mayor parte de ellos publicados en internet. Tiene cuatro libros publicados. Entre ellos Los trabajos del director un ensayo sobre como realizar cine sin pasta ni ayudas.

AP: ¿De donde nace la idea de FAQ? ¿A que se debe según usted tanto odio y a la vez admiración a esta obra?

CA: Ojalá lo supiera, me sorprenden tanto el uno como la otra. Si diera con el mecanismo para suscitar odio y admiración con cada cosa que hiciese no me cansaría de usarlo. Polarizar al público es casi tan divertido como saltar en paracaídas (y en ocasiones como saltar sin él).

La idea de hacer FAQ… Pues sinceramente, hace tanto tiempo de eso que ya no recuerdo de dónde salió. Supongo que del mismo sitio de donde me acostumbran a salir las ganas de hacer cada película: un día te imaginas a unas personas haciendo algo que te parece tan estimulante que no te lo puedes quitar de la cabeza. Normalmente se trata sólo de un espejismo, un momento visual, algo minúsculo. Entonces vas tirando del hilo y te pones a escribir. Cuando acabas, o antes de acabar si eres tan impaciente como yo, llamas a esas personas para preguntarles si se animarían a jugar contigo a una cosa que se te ha ocurrido. En el caso de FAQ el juego consistía en construir una distopía como si fuéramos franceses.

AP: Al parecer dentro de poco se estrena un filme con varios cortometrajes con el objetivo de descubrir una Scream Queen. ¿Qué nos puede adelantar de este interesante proyecto?

CA: Desde hace pocos años estamos asistiendo a un renacimiento del cine fantástico en España. Ya era hora. Pues bien, el año pasado por estas fechas di en pensar tres cosas que en realidad son sólo una: 1) Que allí donde se produce con asiduidad cine fantástico hay “scream queens”; 2) que, a pesar de encontrarse España de nuevo entre esos lugares, aquí no hay “scream queens”; y 3) que la actriz Arantxa Peña reúne todos los requisitos para ser una perfecta “scream queen”. Así que decidí desempolvar mi bata de Dr. Frankenstein, enchufar el pararrayos y fabricar a la “scream queen” española. Corrí la voz y el proyecto despertó interés entre muchos realizadores pero al final quedamos cuatro: Víctor Conde, Albert Pons, El Chico Morera y yo. El proyecto, titulado “Pulque 51”, consistía en filmar cuatro cortometrajes que dejaran bien patente lo bien que nos lo habíamos pasado rodándolos. Las premisas eran muy sencillas: debían compartir protagonista (Arantxa Peña), estar inspirados en los géneros de “exploitation” (ciencia-ficción, terror, crimen, erotismo, etc.), ser un poco gamberros y estar rodados en tiempo récord con un presupuesto muy bajo. Lo hemos conseguido y en febrero hacemos una presentación pública en Madrid. Víctor ha rodado un corto al estilo de la ciencia-ficción americana de los años 50, Lesbos Invaders from Outer Space!, Albert una historia de sangre y violencia, Cleo, a Girl Like a Mandolin, El Chico Morera una futurista, Omicron, que aún no he visto, y yo una cosa muy extraña titulada Scream Queen, de estética bastante setentera y género inclasificable. Ahora ya no nos podemos quejar, por fin tenemos “scream queen” nacional. Los americanos ya están pujando por Arantxa.

AP: PROXIMA parece recorrer un camino semejante al de su primer largometraje ¿Puede explicarnos de qué otros artistas recoge ese inusitado estilo? ¿Realmente que pretende abarcar con su obra?

CA: Creo que lo único que comparten FAQ: Frequently Asked Questions, que es una distopía futurista, y PROXIMA, que es una odisea espacial, es el género de ciencia-ficción. Por lo demás son muy distintas, aunque siempre hay quien dice que todas mis películas se parecen. No sé en qué se parecerán, pero algo habrá porque todo sale de una misma cabeza, la que me aguanta las gafas. Esa insistencia en la ciencia-ficción proviene de mi afición al género y también de la desazón y asombro que me provocaba que no se produjera nada así en España (por lo visto lo mío es ponerme a rellenar huecos). Pero no pienso obcecarme. No voy a seguir rodando ciencia-ficción hasta el fin de mis días. Mis intereses son más amplios, desbordan la ciencia-ficción e incluso el género fantástico. Siempre tengo un ojo puesto en el cine histórico, por ejemplo. Pero no hago planes a largo plazo ni riego mi obra como si fuera un jardín. Concentro siempre todas mis energías en sólo una película, en ésa en la que me encuentre trabajando.

AP: La distribución de un cine tan arriesgado supongo debe ser ciertamente dificultosa ¿Cómo consigue interesar a las distribuidoras para que arriesguen con temas tan poco explorados? ¿Cree que alguna vez podremos ver alguno de sus filmes en cines con una distribución adecuada o es el DVD la máxima aspiración?

CA: Mi máxima aspiración es hacer llegar al público mis películas y ganar con ellas el suficiente dinero para seguir haciendo más. No me quita el sueño que no lleguen a los cines. El formato es lo de menos. Al final absolutamente todo se distribuirá a través de internet, tanto a los hogares como a las salas comerciales, lo único que variará será el tamaño de la pantalla. Los DVD’s desaparecerán antes de lo que imaginamos. En cuanto a las distribuidoras… Para mí son como las mujeres, un misterio insondable. Preferiría vivir rodeado de ellas, solicitado por sus demandas, quiero que me arrullen como lo quiere cualquier cineasta, pero no sé qué buscan ni de qué hablan cuando no estoy delante. De momento y hasta que me dejen acompañarlas al lavabo mis películas están disponibles en DVD (una de ellas, por cierto, gracias a una distribuidora de Estados Unidos especializada en cine independiente).

AP: Usted también es escritor ¿Qué nos puede contar de su obra? ¿Donde podemos encontrarla?

CA: Fácil: en mis películas, que están basadas en mis guiones. En los montajes que de vez en cuando alguna pequeña y audaz compañía realiza a partir de mis textos teatrales. En artículos dispersos por el ancho mundo y en algunos libros que pueden adquirirse a través de internet. No sé qué decir de las cosas que escribo. Prefiero que opinen los lectores. Lo que me han dicho hasta ahora son cosas bonitas.

AP: ¿Quiénes son sus directores y filmes favoritos? ¿Género preferido? ¿Sus escritores más admirados y libros que recomendaría?

CA: Hombre, no esperarás en serio que te responda a esto. En mi vida habré visto aproximadamente unas 10,000 películas. Tengo muchos directores favoritos y no querría dejarme ninguno. Con los escritores me pasa lo mismo. Diría el primero que me viene a la cabeza y eso no sería justo. La lista es interminable y muy aburrida de leer. Te diré, eso sí, las películas con las que más he disfrutado en los dos últimos años: Tideland de Terry Gilliam, El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford de Andrew Dominik y Pozos de Ambición de Paul Thomas Anderson.

En cuanto a libros, La Carretera de Cormac McCarthy es el que más me ha impresionado desde que leí El Cero y el Infinito de Arthur Koestler. Dos historias para no dormir, que diría Chicho Ibáñez Serrador. Dos pesadillas de tomo y lomo. Ah, y descubrir a Pablo d’Ors a través de Andanzas del impresor Zollinger ha sido un auténtico placer: tenemos a un gran escritor entre nosotros, verdaderamente grande, uno que no tiene nada que envidiar a Stefan Zweig, lo que se dice pronto.

AP: ¿Alguna vez pensó en realizar algo más comercial para conectar mejor con el gran público? ¿O seguirá fiel a su estilo?

CA: Pienso tanto en mi estilo como los peces piensan en el agua. Está ahí pero no reparo en él. Si alguien es fiel a alguien, es mi estilo a mí y no al revés. Pero a lo que sí voy a seguir siendo fiel es a rodar siempre lo que me dé exactamente la gana, hablando de lo que me interese y de la forma que quiera. Si esto coincide con la comercialidad y llega al gran público, pues mejor. Pero me temo que esta cuestión no es tanto un problema mío o del público como de los canales de distribución. Yo no hago películas con ánimo “anti-comercial”. No soy un solipsista, no escribo ni dirijo para mi trastero. Deseo que el público disfrute con lo que hago, y lo que hago es lo mismo que me gustaría ver como espectador (o por lo menos eso pretendo). Tengo la certeza de que hay muchos espectadores, no todos pero sí muchos, que comparten mis aficiones, van a ver las películas que veo yo y se ríen con los mismos chistes que me río yo. El quid de la cuestión está en llegar hasta ellos.

Y si el problema es mío entonces será porque hago películas “raras”. Pero, ¿de verdad son tan “raras”? Y si lo son, ¿acaso debería ser eso un problema? Si lo que hago es raro entonces es un triunfo porque lo que hago es diferente. “Raro” es un término peyorativo sólo en boca del espectador con gusto adocenado. ¿Debería adocenar entonces mi trabajo para llegar también hasta él? Si éste es el único camino prefiero quedarme en casa leyendo tebeos, que es una actividad mucho más placentera y menos peligrosa que rodar películas en las que no creo.

AP: ¿Qué recomendaría a todo aquel que quiere dedicarse al séptimo arte sin tener presupuesto para ello?

CA: Que lea Los trabajos del director. Mi libro no hará la película por él pero seguro que le resultará útil. No lo digo yo, lo dicen personas que se encontraban en esa misma tesitura y que lo han leído.

AP: Háblenos de sus próximos proyectos

CA: Justo ahora estoy metido de cabeza en el siguiente. Un largometraje en el que, de una forma u otra, llevo trabajando siete años. Lo empecé a rodar dos veces, escribí varios guiones… Pero esta vez será la definitiva. Esta película, que se me ha resistido tanto, se ha transformado ya en una cuestión de orgullo personal. El rodaje está previsto para otoño de 2009. Ahora estamos en la pre-producción. Buscando financiación y todo eso. Es una película sobre Aleister Crowley, el mago inglés. Espero que despierte menos odios que admiraciones.

AP: Gracias por su tiempo.

CA: A ti por el tuyo.

11 marzo, 2009
publicado por Andrés Pons
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.