Cine con mayúsculas

Clásicos inmortales del séptimo arte

Se atiene a clásico cuanto se acepta como digno de ser imitado: esto viene a decir el diccionario de la Real Academia de la Lengua. Clásico es ( también ) tradicional y hasta, en algunos casos, antiguo. Ninguna de estas acepciones se ajusta a nuestro propósito. Ninguna conviene.

El cine clásico vendría a ser el que soporta mejor el tráfago de los años: aquél que procura felicidad a distintas generaciones de espectadores. Las películas que van a conformar este modesto catálogo de obras maestras se apartan de la idea del cine concebido como objeto de consumo, sujeto a variantes comerciales y expuesto en el escaparate canalla de la compraventa, aunque muchas de ellas hayan reportado pingües beneficios a quienes, con un ojo en la taquilla y otro en la calidad, las produjeron.

Son, sencillamente escrito, Arte: Arte puro. Y siendo el Cine el séptimo de ellos, me temo que su recién nacido segundo siglo de existencia ha facturado demasiadas películas que se escoran en exceso, con premeditación y mercantilista alevosía, de lo que se considera artístico.

Películas de culto para millones de personas, han sido revisadas, diseccionadas y comentadas por estudiosos del cine con mayor preparación y enjundia que este modesto amanuense digital, pero quizá no le superen en apasionamiento y en amor al cine clásico, el cine con mayúsculas.

14 noviembre, 2006
publicado por Emilio Calvo de Mora
Cargar más
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.