Ingrid Bergman

David O’Selznick, aquel avezado productor a quien tanto le debemos los buenos aficionados al cine, ya que fue descubridor de un sinfín de futuras estrellas de Hollywood, le vio en Intermezzo y quedó prendado de su belleza.

La extraordinaria actriz sueca Ingrid Bergman, nació en Estocolmo (Suecia), el 29 de agosto de 1915.

Se quedó huérfana desde muy niña, quedando al cuidado de un tío a quien no le gustaba precisamente sus deseos de ser artista.

Una vez terminados sus estudios, decide dedicarse a lo que de verdad le gustaba: la interpretación. Así, aparece en una película a la temprana edad de 17 años.

Más tarde, pero por poco tiempo, se dedica al teatro, pero ya el cine le reclama y comienza a intervenir en filmes suecos

David O’Selznick, aquel avezado productor a quien tanto le debemos los buenos aficionados al cine, ya que fue descubridor de un sinfín de futuras estrellas de Hollywood, le vio en “Intermezzo“, no el film que más tarde protagonizaría en EE.UU, sino el primigenio, el sueco. Se quedó, claro, prendado de su belleza y vio el potencial que tenía. Le hizo un contrato y su carrera ya no tendrá final, hasta su muerte.

Protagonizó en USA memorables películas que han quedado para la historia del Séptimo Arte “Casablanca”, “Las campanas de Santa María”, “Recuerda “,”Encadenados”, “¿Por quién doblan las campanas?”…, pero lo dejó todo, en una decisión sin precedentes que hizo que Hollywood y sus gentes pacatas le dieran la espalda. Se fue a Italia, abandonando a marido e hija para casarse con Roberto Rossellini, el gran maestro del cine, con quien poco antes había rodado “Stromboli”. Un auténtico escándalo que dio mucho que hablar.

Cuando rompió con él, volvió al redil (Hollywood) y la industria le perdonó otorgándole un, sin duda, exagerado Óscar de interpretación en la entretenida pero menor “Anastasia”.

Era su segundo Óscar, pues ya había ganado antes uno por la magnífica composición que hizo en la excelente “Luz de gas”, o “Luz que agoniza”, que de las dos formas se conoce, con la que ganó también el Globo de Oro a al mejor actriz, premio que repetiría con la entrañable “Las campanas de Santa María”, donde nunca había estado más bella.

Gracias a su magnífica composición en “Sonatas de otoño” (1978), del otro famoso Bergman, Ingmar, ganó diversos premios internacionales, como el premio Bodil sueco, el David di Donatello italiano, el de mejor actriz concedido por la asociación de críticos de cien de Nueva York en 1978, y/o el concedido por el National Board of Review.

En 1975 recibió el Óscar como mejor actriz de reparto por su papel en “Asesinato en el Orient Expréss”. Por este papel, amén del citado Óscar ganó prestigiosos premios como el Bafta inglés.

Muchos años después ganó el Emmy televisivo y el Globo de Oro por su soberbio trabajo en la serie “Golda”.

Falleció precisamente el día de su cumpleaños, el 29 de agosto de 1982, en Londres (Gran Bretaña).Ver Fimografía completa

11 marzo, 2009
publicado por Iñaki Bilbao
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.