La Hammer marcó una era, con un antes y un después dentro del género del fantástico y del horror, sirviendo de referencia para un gran número de realizadores.

Hace algo más de 50 años, una pequeña compañía inglesa llamada Hammer Films, deslumbró a millones de espectadores con un gran número de historias que tenían como protagonistas a feroces vampiros, monstruos deformes, científicos obsesionados con la idea de que podían crear vida, psicópatas con demencia hereditaria, guapas mujeres de las cavernas acompañadas de míticas criaturas prehistóricas, seres de otros planetas, e incluso piratas establecidos en pequeños pueblos.

La verdad es que el estudio tomó el legado de aquellos clásicos realizados por la Universal durante las décadas de los 30 y los 40, abandonando el atmosférico blanco y negro, en favor del uso del Technicolor en toda su regla, una estética gótica, unos sets maravillosamente diseñados y ingeniosos guiones. Pero la Hammer no sólo realizó películas ligadas al género de horror, también produjo films de ciencia ficción, thrillers, comedias, e incluso terminó realizando series de televisión.

Curiosamente, la Hammer fue fundada por Enrique Carreras, un español nacido en 1880, quien al poco tiempo de estrenarse el nuevo siglo, decide emigrar a tierras británicas buscando una mejor situación laboral. Ya en Inglaterra, después de un par de negocios sin mucho éxito, Carreras pondrá su vista en la industria del cine. Su primer paso en la industria lo da al formar una cadena de salas de cine llamadas Blue Hall Circuit. Este negocio le dio la estabilidad económica suficiente para formar la Christened Exclusive Films, distribuidora de películas que pasa a ser una especie de embrión de lo que luego se convertiría en la Hammer Films.

La otra mitad de esta exitosa empresa la constituyó el empresario con alma de artista, Williams Hinds. No contento con los numerosos negocios que manejaba, impulsado por su fascinación por el teatro, decide formar su propia agencia de contratación teatral y espectáculos de variedades, además de estrenarse como humorista junto con un amigo, presentándose bajo el nombre artístico de Hammer and Smith, aludiendo a la zona de Hammersmith de Londres. Es precisamente en este barrio, que Hinds conocerá a Enrique Carreras, encuentro que tendrá estupendos resultados. Es así que deciden asociarse y formar en 1932 la nueva Exclusive, la cual tenia como objetivo distribuir en toda Inglaterra y los Estados Unidos las películas producidas por la British Lion Pictures, y tan solo dos años después, Hinds formaría su propio estudio cinematográfico, que es nada menos que la mítica Hammer Films Productions Limited.

Desde ese punto, ambas familias representadas por William Hinds, su hijo Anthony, Enrique Carreras y su hijo James y posteriormente Michael, hijo de James Carreras, se encargarían de hacer surgir esta modesta empresa.

En los años Exclusive, el estudio produce una gran cantidad de cortos y documentales con todo tipo de argumentos, al igual que algunos thrillers con cierto contenido dramático. El problema es que a pesar de que el número de producciones no menguaba, tampoco se incrementaban los beneficios, hecho que obligaba a la productora a filmar prácticamente todo en exteriores, debido a la imposibilidad de fabricar sets decentes para sus cintas. El primer gran éxito lo obtienen con la compra de los derechos para una realización cinematográfica de Dick Barton, el serial radiofónico del momento. Este personaje, era una especie de agente secreto entre Dick Tracy y Winston Churchill. Este personaje protagonizó tres films, y significo el impulso comercial que habían estado esperando tanto Carreras como Hinds.

Después de este acontecimiento la Hammer tendría una racha de aciertos. Primero se logran establecer en una vieja mansión situada en un condado de Bray, el cual ocuparían como su estudio hasta 1966. El próximo acierto vendría de la mano de James Carreras, quien establecería contacto con el productor Robert L. Lippert, lo que propiciaría la entrada de la Hammer al mercado norteamericano. Finalmente durante esta época, el estudio adquirirá los servicios de destacados directores como Val Guest, responsable entre otras cosas de la exitosa saga del Dr. Quatermass, y de un director que demostraría ser un verdadero artesano al momento de filmar historias ligadas al género del horror y de la ciencia ficción, y que es uno de los directores icónicos del estudio, el gran Terence Fisher.

Fue precisamente el film “El experimento del Dr. Quatermass” (1955), de Val Guest, el que gracias al éxito conseguido, no solo marcaría un antes y un después en la concepción de los productos del estudio, sino que también del género fantástico de la cinematografía de muchos países alrededor del globo. Con este nuevo enfoque, la Hammer se lanzó de lleno al género fantástico, iniciando el movimiento del terror gótico británico con el film “Curse of Frankenstein” (1951), que además seria la primera colaboración entre Christopher Lee y Peter Cushing, los dos actores más representativos de la casa del martillo. Su próximo encuentro seria en otra joya del estudio, “Horror of Drácula” (1958), dirigida por Terence Fisher, al igual que la película anterior. De ambas películas nacerán las franquicias más rentables de la Hammer, contando 7 películas acerca del malévolo doctor Frankenstein, rol por el que pasaría a la historia el gran Peter Cushing, y 7 películas acerca del chupasangre más famoso, Drácula, rol por el cual es mayormente identificado el actor Christopher Lee.

Dentro de este periodo de apogeo, la Hammer continuó realizando films ligados al género fantástico y al del horror, variando en algunas ocasiones, al género del thriller o al cine de aventuras, que presentaban como protagonistas a intrépidos piratas o a guapas mujeres prehistóricas.

Lamentablemente para el estudio, a principios de los años 70 el mercado estaba cambiando, por lo que la Hammer intentó adaptarse a los tiempos. El primer paso lo dieron añadiéndole más erotismo a sus producciones, elemento que tan solo había sido ocupado de manera sutil en películas como “Horror of Drácula” (1958) y “Drácula vuelve de la tumba” (1968), a diferencia de los expuesto en la trilogía de películas sobre Carmilla de Sheridan Le Fanu, en que podemos ver algunas escenas de desnudos, además de hacer alusiones directas al lesbianismo. No conformes con esto, comenzaron a producir algunos híbridos bastante raros, los cuales tuvieron una suerte bastante dispar. Mientras que el film “Drácula A.D. 1972” (1972) es considerado como el peor de la saga, la película “The legend of the 7 golden vampires” (1974), es considerado como un verdadero film de culto.

Ya a finales de los 70, la Hammer realizó muy pocas películas con escaso éxito. La última producción de la Hammer fue un remake de un film de Hitchcock, “The Lady Vanishes” (1979). La cinta fue un fracaso rotundo y marco el fin de una era de producciones cinematográficas.

Durante todos estos años, varios rumores de resurgimiento han sonado en mayor o menor medida en los medios de comunicación. En mayo del 2007, se anunció que el productor holandés John De Mol había adquirido la Hammer Films, junto con los derechos de las más de 300 películas realizadas por la productora. Según dicen, De Mol planea reabrir el estudio para realizar films de terror nuevamente.

Independientemente de cómo esto resulte, la Hammer marcó una era, con un antes y un después dentro del género del fantástico y del horror, sirviendo de referencia para un gran número de realizadores. Además de esto, la casa del martillo logro situar en la memoria colectiva nombres como el de Christopher Lee, Peter Cushing, Ingrid Pitt, Michael Ripper, John Gilling, Terence Fisher, Freddie Francis, Val Guest, James Bernard, Anthony Hinds (alias John Elder), entre otros. Sin duda el legado de la Hammer seguirá siendo disfrutado por los cinéfilos asiduos a este tipo de películas. A todos aquellos que aún no han visto un film de la Hammer, la invitación está más que servida.

15 febrero, 2008
publicado por Christian Sandoval
Cargar más
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.