muchocine opiniones de cinedesde 2005

La película logra atrapar la atención del espectador sin necesidad de recurrir a efectos especiales, ni cambios de escenarios y con poquísimos personajes.

★★★☆☆ Buena

Hard candy

Desquiciante. Hard Candy es un thriller psicológico que cuenta la historia de una venganza. La cruel venganza de una adolescente a un fotógrafo que considera culpable de acoso sexual. La película habla acerca del peligro de la red para muchos menores que se ven sometidos al acoso de pederastas o pedófilos. Pero en este caso, es el acosador quien se convertirá en presa de su “”víctima””.

Hayley y Jeff se conocen a través de una chat. Jeff tiene 30 años y Hayley es sólo una niña pero eso no impide que queden para conocerse. El título de la cinta, Hard Candy (Caramelo Duro) es un término coloquial que se utiliza en Internet para designar a chicas menores de edad. Ese encuentro en casa del fotógrafo marca un punto de inflexión en la película tras el cual se convierte en todo un thiller cargado de sadismo psicológico cuyo ambiente es asfixiante sobretodo gracias a las brillantes interpretaciones de Patrick Wilson y Ellen Page. Los sarcásticos diálogos –a ratos monólogos- que mantiene la protagonista con el fotógrafo actúan como motor de la acción de la historia. Es sorprendente cómo la película llega a provocar asco, malestar, incomodidad, quizás hasta náuseas y todo ello sin que haya ni un solo plano explícito ni desagradable. Las imágenes sugieren más que muestran, juegan con el espectador, despiertan el pánico y el terror por lo que nunca se ve.

Se trata del primer film como director de David Slade, quien cuenta con una notable experiencia dentro del mundo de la publicidad y de los videoclips. Y ese estilo publicitario se nota sobre todo en planteamiento estético de la película (planos cortos, imágenes muy nítidas, etc.) Es frecuente el contraste de colores rojos (del vestuario de la niña) y el juego cromático entre la pared de color rojo y la sangre. Además, la niña va vestida con un atuendo rojo cual caperucita, pero en este caso el cuento se invierte y es caperucita la que se merienda al lobo. La película logra atrapar la atención del espectador sin necesidad de recurrir a efectos especiales, ni cambios de escenarios (prácticamente la totalidad de la historia se desarrolla en el piso del fotógrafo) y con poquísimos personajes (la mayor parte del metraje la ocupan la pareja protagonista). Para enganchar al espectador su mayor baza es el diálogo entre los dos personajes, unas conversaciones que mantienen en vilo a aquel que está siguiendo la historia.

El inicio quizá es algo forzado ya que los personajes se dan a conocer de forma superficial y el thriller se plantea de forma algo brusca. Pero a continuación, el ritmo se desarrolla de forma radicalmente más lenta –que no tediosa- pero logrando que el espectador se mantenga en tensión en la mayor parte del metraje. Una historia que juega con la psique del expectador, hasta llegar hacérselo pasar realmente mal aunque sin ver una gota de sangre mas allá de algún rasguño. Otro punto a su favor es que no señala a ninguno de los dos personajes como bueno o malo. Por momentos no sabemos quien nos resulta más terrorífico: la adolescente con tintes psicópatas o el fotógrafo que se entretiene fotografiando niñas desnudas. La película se limita a mostrarnos a ambos para que sea el espectador quién juzgue.

El final es algo confuso puesto que no quedan totalmente claras las justificaciones de los actos de los protagonistas. Existe una carencia de motivos realmente entendibles que no muestran los protagonistas, ya que Hayley parece actuar simplemente por despecho, sin que lleguemos a comprender sus motivaciones reales. Si bien se dejan entrever algunas justificaciones de su modo de actuar, también es cierto que los motivos no son del todo creíbles. Pero aunque la historia tiene algunas carencias en cuanto a verosimilitud (las conversaciones maduras de la niña son más propias de una universitaria que de una estudiante de colegio), lo cierto es que esa falta de realidad no impide que el espectador se sumerja en la angustiante atmósfera y llegue a introducirse de lleno en la historia.
Lo mejor: El duelo interpretativo entre los dos actores y la tensión constante que se crea.
Lo peor: Algunas carencias de verosimilitud.
publicado por Silvia el 18 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.