Imprescindible drama que desata en el espectador las sensaciones más básicas. Nada que pueda escribir conseguirá que ningún lector sea capaz de acercarse a la emotividad que evoca. Para ver una vez y no martirizarse más.

★★★★★ Excelente

La lista de Schindler

Me cuesta mucho comentar esta película, para empezar, no se bien qué decir a modo de introducción. Los que ya me conoceis sabeis que soy de lágrima fácil, así que no se si la anécdota que os voy a contar os ilustrará o no, pero os la cuento. La última vez que me atreví a ver entera esta película aún vivía con mi madre. Estaba yo sentado en el sofá, con los ojos hinchados y enrojecidos y se me acercó mi madre y me dijo “”¿por qué te gusta sufrir?””. Es una de esas frases que se te quedan en la memoria grabadas para siempre. No se si fué por eso, pero no la he podido volver a ver nunca más.

La película nos cuenta la vida de Oskar Schindler, un empresario sin escrúpulos, que ve un filón en la invasión que hace Alemania de Polonia al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Como tiene contactos en las altas esferas, logra una fábrica en la recién invadida Krakovia. Una vez allí, tras haber “”contratado”” una partida de trabajadores judios, comienza a darse cuenta de las atrocidades que se están cometiendo y decide dedicar sus esfuerzos a salvar a la mayor cantidad de presos posibles.

Cómo decía antes, no se bien que decir, dado que esta película me supera en todos los ámbitos. Como todas, tiene sus detractores que buscan en la falta de veracidad su mayor punto de apoyo. Bien, me da igual que la película esté basada en hechos reales o no. No importa, creo que está por encima de los hechos. La emotividad y los sentimientos que consiguen que afloren en el espectador, en este caso yo, no se pueden describir con palabras. Esa sensación de angustia extrema, ese sufrimiento por personas de ficción basadas en personas reales, esa alegría por los pequeños logros, esa emoción, esa indignación por los sucesos, ese compendio de sentimientos pocas películas logran transmitirlos.

Resumiendo, imprescindible drama que desata en el espectador las sensaciones más básicas. Nada que pueda escribir conseguirá que ningún lector sea capaz de acercarse a la emotividad que evoca. Para ver una vez y no martirizarse más.

No tengo palabras.

Besitos.

P.D: Joder que llorera me ha dado así de repente.
P.D.2: Dice una leyenda urbana, que no se si es cierta, que se grabó íntegramente (a excepción del abrigo rojo) en blanco y negro por el excesivo coste que tenía grabarla en color.

Momentos para el recuerdo (o no):

* La escena de las duchas, cuando no se sabe si saldrá agua o gas.
* Cuado Oskar coge a un niño para explicarle que los necesita para pulir las balas por dentro.
* Al final de la película, la traca final en que los judios le dan la despedida y él, emocionado, se pregunta que a cuanta gente más podría haber salvado con ese coche, o con esa joya.
* La escena del beso a la muchacha judía.
* El momento en que la arquitecta judía dice que están construyendo el edificio mal y el comandante la mata, para acto seguido decir a sus subordinados que hagan lo que ella había dicho.
* La cinta trasportadora de cadáveres.
* Aunque sea dentro de la anterior, tiene su propio impacto, la niña del abrigo rojo, que sólo sale dos veces pero se te graba a fuego en la retina.
* La “”nieve”” sobre Krakovia.
* El “”juego”” del comandante de disparar con el rifle telescópico.
* El momento en que descubren que los trenes con hombres y mujeres se han separado.
* La última secuencia, en que supervivientes e hijos de supervivientes ponen piedras sobre la tumba de Oskar.
Lo mejor: Ciertas frases y diálogos que han quedado en la memoria colectiva.
Lo peor: Ciertos diálogos que no tienen ningún sentido y que nos sacan de la trama.
publicado por Tito Chinchan el 18 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.