Os la recomendaría sin ninguna duda por tener la oportunidad de ver algo diferente en cine bélico y además con un mensaje interesante. Se ha convertido en una de mis películas del año y espero que haya más…

★★★★☆ Muy Buena

Banderas de nuestros padres

Viendo películas como ésta, te das realmente cuenta de porqué Clint Eastwood le gana la batalla a directores como Martin Scorsese en la ceremonia de los Oscar.

No sólo porque logra realizar una película maravillosa en la que la calidad tanto del guión como de la historia, supera e incluso consigue que el trabajo de los actores, por muy bien hecho que esté, se vea desbordado por la trama y la maestría con la que está dirigida esta película. Sino porque además, Clint Eastwood se atreve a profundizar con algo muy difícil que es fundamental en la vida y en la historia americana como es el orgullo y a criticar la búsqueda de héroes en algo tan cruel como es la guerra.

Desde el principio, se muestra la intencionalidad de la película a través de los testimonios de las personas que formaron parte de esa foto tan famosa del levantamiento de la bandera americana en la batalla de Iwo Jima, eso para mi es novedoso, ya que en la mayoría de las películas nos sueltan una moraleja insulsa al final que resulta casi de chiste y que en la mayoría de esas ocasiones podrían habersela ahorrado. Después podemos observar, detalles que nos recuerden mucho al principio de Salvar al soldado Ryan y al ser el señor Spielberg, uno de los productores, no me extrañaría que algún consejo o sugerencia se haya mostrado en la película.

Pero como cosas destacadas, subrayo sobretodo las dos principales por las que recomiendo esta película:

Una magnífica dirección del señor Eastwood, no solo por sus planos de cámara, a cual más arriesgado. Sino por venir acompañado de una fotografía extraordinaria y una manera de enfocar una película bélica de una manera muy distinta a las que veníamos observando habitualmente que resulta una visión original muy de agradecer. Cada vez, el señor Clint Eastwood me demuestra su versatilidad a la hora de dirigir temas de diversa índole y que se está convirtiendo, sino lo es ya, en uno de mis directores favoritos.

Y sobretodo un guión, que confirma que la relación Paul Haggis- Clint Eastwood, resulta de lo más productiva y sorprendente. A través de numerosos flash-backs, nos van relatando la historia de esa frivolidad, sin perder ni un segundo el ritmo de la trama y sin hacer perder el hilo de lo que está ocurriendo al espectador. Esto, unido a unos magníficos diálogos que consiguen hacerte pasar de la risa al llanto de una escena a otra, logran que el mensaje de la película llegue de forma directa y sin titubeos con escenas superflúas que no llevan a ningún lado.

Si le tengo que añadir alguna pega, sería una música deficiente que en algunas ocasiones no acompaña a lo que está sucediendo en algunas escenas y una utilización un tanto deficiente del ordenador en algunas escenas de la batalla en las que se nota bastante que las escenas no son reales.

Y ya para finalizar, os la recomendaría sin ninguna duda por tener la oportunidad de ver algo diferente en cine bélico y además con un mensaje interesante. Se ha convertido en una de mis películas del año y espero que haya más…
publicado por Natalia Eseverri el 10 enero, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.