Una historia policiaca que Scorsese la transforma en una memorable muestra del genero.

★★★★☆ Muy Buena

Infiltrados

Si alguna vez le van a dar un premio Oscar a Martin Scorsese como Mejor Director, y reconocer por fin su excelente carrera, deberían dárselo de una vez, por su inmejorable trabajo en Los Infiltrados, la cinta que algunos la consideran ya, una obra maestra y un clásico de cine policíaco… Y quizás esas aseveraciones no son tan aventuradas.

En esta ocasión Scorsese, pone toda su maestría a la orden de una historia que transcurre en las calles de Boston, que podría ser una ciudad cualquiera, con lo que logra crear un dialogo directo con el público, que pocas veces se ve en su cine.

Basada en la película taiwanesa Internal Affairs, la historia narra el ascenso de dos policías, uno (Di Caprio) infiltrado en las líneas de la sanguinaria mafia irlandesa, comandados ni más ni menos que por Costello (Jack Nicholson), y otro (Damon), cuya carrera en ascenso no es mas que con la intención de pasarle información a su propio jefe; Costello.

A lo largo de la historia se narra como cada uno de los dos personajes se ven envueltos en las situaciones más complejas, llevándolos a vivir tratando de ocultar constantemente su verdadera identidad y jugándose el pellejo a cada minuto.

El equipo de trabajo no podría ser inmejorable, Jack Nicholson, como el jefe omnipotente de la mafia, llenando a su personaje de un cinismo que raya en lo divertido, convirtiéndolo en toda una antitesis del Padrino de Marlon Brando. Leonardo Di Caprio realiza la mejor actuación de su carrera, muy por encima de su celebrado trabajo en El Aviador, convirtiéndose en el protagonista absoluto echándose al público a la bolsa con apenas unas cuantas escenas. Matt Damon, su contraparte, completa el trío y son respaldados por un muy buen reparto que incluye a Mark Wahlberg, Martin Shen, Alec Baldwin y la bella de la cinta, Vera Farmiga.

La ciudad de Boston, sus calles, sus distintas locaciones, se convierten en un personaje mas, una atmósfera perfecta para que las acciones transcurran en el ambiente idóneo. Y es ahí en donde transcurre una de las escenas mas memorables, en un barrio chino, donde los personajes de Damon y Di Caprio, muy parecidos el uno del otro se persiguen mutuamente, tratando de descubrirse.

Con esta cinta además, Scorsese vuelve a la habitual violencia que acostumbraba en sus primeras cintas, ese tipo de violencia en el que en menos de un minuto varios personajes han muerto con sus cabezas reventadas a balazos y esa violencia verbal con que permite que la palabra fuck se repita 236 veces. Y también es una de sus cintas con un ritmo desencadenado y una energía arrolladora, que parece ir dedicada a todos aquellos que creen que él es un director aburrido.

El único detalle, que muchos podrían refutarle, es el final de la cinta, que seguramente divide al publico en dos, los que lo amaron y los que lo odiaron y que sin duda podría ser el tema de una larga discusión.

En resumen, lo que parece ser una sencilla historia policíaca que algún día trasmitirán en el canal cinco un sábado por la noche, es en realidad un complicado, intenso e inteligente thriller, una cinta que sin duda será recordada por mucho tiempo, que en las manos de un director cualquiera pudo ser un refrito cualquiera, pero que en las manos de un artista experimentado y sabio, se vuelve en una obra imprescindible y memorable.

Lo peor:

publicado por Jose Luis el 18 diciembre, 2006
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.