muchocine opiniones de cinedesde 2005

Scott es un novato en las películas románticas: no hay profundidad de personajes, ni de situaciones, ni tan siquiera hay un argumento medianamente consistente y original.

★★☆☆☆ Mediocre

Un buen año

Cuando me enteré que Ridley Scott estaba preparando una película ‘pastelera’, me pareció bastante raro. No es un director que se prodigue en ese género (por no decir practicamente nada), así que tenía varias opiniones previas, claramente contraditorias, que iban desde la escéptica ‘… puede ser un giro atrevido para recuperarse del palo de ‘El Reino de los Cielos’‘, hasta la rotunda ‘…este hombre va descabezao’.

Lo que me hacía dudar en favor de Scott era la presencia de Russell Crowe, porque después de su magistral interpretación en ‘Una mente maravillosa’ , y su destacado papel en ‘Cinderella Man’, ambas de Ron Howard, me hacía pensar que iba a repetir la hazaña. Pero, claro, no estamos hablando del mismo director ni tampoco de guiones de un nivel parecido.

Después de esta experiencia, se comprueba que Scott es un novato en las películas románticas. En ‘Un buen año’ no hay profundidad de personajes, ni de situaciones, ni tan siquiera hay un argumento medianamente consistente y original: un experto en bolsa, adicto al trabajo y a la ciudad, Max Skinner (Crowe), recibe en herencia una casa de campo con un pequeño viñedo en Francia, concretamente en Provenza, de un fallecido tío suyo llamado Henry (Albert Fenney) al que no ve desde hace mucho tiempo. En un principio decide venderla, pero a medida que va pasando más tiempo en ella, va conociendo a la gente del lugar, en especial una chica (Archie Panjabi), y van ocurriendo distintos acontecimentos que es lógico que no desvele por no destrozar definitivamente la película, surge con más fuerza la idea de quedársela.

La historia os suena ya conocida, ¿verdad?. Pues eso es precisamente lo que le ocurre a ‘Un buen año’; que tiene uno la sensación de haberla visto antes, aparte de faltarle la profundidad de la que os he hablado antes. Todo resulta muy previsible e incluso algunos detalles son incoherentes; y no hay que hacer mucho esfuerzo para adivinar, casi a la primera, lo que ocurrirá en la siguiente escena, incluso cuál va a ser el final.

Las dos únicos momentos que funcionan muy bien de la película son la incertidumbre que tiene el espectador, durante unos 30 minutos del metraje, por saber cuál de las dos chicas que se ponen a tiro del protagonista va a ser la que caerá en su brazos. Y, los años bucólicos pasados por Max de pequeño con su extravagante tío Henry, amante del vino, en la casa de campo, que son recordados mediante ‘flash-backs’.

En cuanto al primer momento, la incertidumbre se resuelve rápido. Y entramos en la típica relación en la que la chica pasa del odio e indiferencia inicial a Max, a un mínimo interés por él pero sin pasarse, hasta llegar al amor apasionado. Lo véis, más de lo mismo. El segundo momento no dura muchos minutos. Hubiera sido un acierto dedicarle más tiempo de la cinta a ese pasado, porque la química de Fenney con el actor que interpreta a Max de pequeño, Freddie Highmore (’Charlie y la fábrica de chocolate’), es mágica y engancha. Yo me quedé con ganas de más.

Con respecto a las interpretaciones, todo gira en torno a la estrella, Russell Crowe. El lleva el peso de la película, lo cual es un acierto si el actor en cuestión hubiera hecho un papelón, pero como no es así la cinta pierde fuelle en muchos minutos. Su interpretación no es mediocre, pero se requería más compromiso.

Del resto destacan Fenney y Highmore, que como he dicho antes, construyen dos personajes que casan a la perfección y que transmiten el feeling de amor y admiración entre ambos que quería Scott. En resumen, ‘Un buen año’ es una película que podía haber llegado a más, a pesar de su sobado argumento, pero que se ha quedado en un telefilme dominguero que se deja ver. Con esta crítica cumplo una petición de Eva, una compañera de trabajo.

Por cierto, Crowe hace honor al título de la cinta, porque al hombre se le ve de ‘buen año’.
publicado por Yul B. el 22 noviembre, 2006

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre