muchocine opiniones de cinedesde 2005

Transcurre en constante tensión de no saber qué deparará el futuro a Owen y a su protegida. Menos mal que Michael Caine se ocupa de ofrecer la nota humorística.

★★★☆☆ Buena

Hijos de los hombres

Imaginaos que estamos en el año 2027 y la humanidad está abocada a su destrucción porque no nacen más niños en el mundo. Alfonso Cuarón vuelve a sorprendernos y a cambiar de registro (recordemos que ha dirigido títulos tan dispares como una de las entregas de Harry Potter y la excitante Y tú mamá también) con una historia de ciencia ficción que cuenta con suficiente elementos de realidad como para que el espectador se conmueva ante la catástrofe que se narra.

Hijos de los hombres es una adaptación de una novela de P.D. James que recrea un futuro apocalíptico y desolador en el que la raza humana está condenada a desaparecer porque debido a una extraña epidemia -que no queda muy bien definida- los hombres y mujeres no son capaces de tener descen-dencia. Un mundo estéril, infértil, en estado constante de guerra y conflicto, con un gobierno incompetente que, inexplicablemente, se encarga de facilitar el suicidio de los ciudadanos administrándoles una especie de kits de ayuda al suicidio. Resulta aterrador comprobar cómo les bombardean con la idea a través de anuncios de televisión, como si de cualquier otro producto se tratase.

Un gobierno que no sabe hacer frente al problema de una inmigración masiva, a la cual ignora y desprecia. Las calles del mundo aparecen repletas de jaulas en las que se encuentran aprisionados los extranjeros, al estilo de los campos de concentración. Puede parecer paradójico pero ante la mirada pasiva del gobierno, los grupos terroristas parecen ser los únicos preocupados por el progreso de la humanidad. Y es que la película nos enseña que no hay buenos o malos, sólo personas que intentan sobrevivir de la mejor forma que pueden.

El ambiente de destrucción está perfectamente perfilado en la película: calles pobladas de residuos en las que el olor a destrucción casi es capaz de traspasar la pantalla, montañas humanas de inmigrantes hacinados en jaulas cual animales peligrosos, caos circulatorio, desorden generalizado, La imagen viva del caos y la decadencia de la raza humana. Pero el caos que refleja la película no es el tipo de caos que nos suele mostrar la ciencia ficción (con invasiones alienígenas al estilo de La guerra de los Mundos) sino uno mucho más estremecedor porque parece una advertencia de que si el mundo sigue por el mismo camino, la situación que se nos muestra puede llegar a convertirse en una realidad…

La angustia y desolación de conocer la proximidad del fin del universo impregna todas las escenas de la película, pero se echa de menos un poco de más de implicación emocional por parte de los protagonistas frente a la catástrofe, en especial el personaje protagonista que interpreta Clive Owen. Ejemplo de lo que hablamos es la actitud serena, hierática, que muestra el personaje cuando muere su padre, actitud poco común ante un hecho de tal magnitud emocional. Aunque quizá es comprensible en la situación de resignación ante la catástrofe que viven.

Pero no todo es desesperanza ya que queda una última mujer embarazada puede ser la salvación de la humanidad y el personaje de Clive Owen será el encargado de protegerla y acompañarla en su búsqueda de lo que denominan Proyecto humano, un conjunto de intelectuales que trabajan en una iniciativa con la esperanza de construir un mundo mejor. Precisamente es una mujer inmigrante la que lleva en su vientre la esperanza para la humanidad, mientras el gobierno no quiere abrir los ojos a la inmigración.

La película transcurre en constante tensión de no saber qué deparará el futuro a Owen y a su protegida. Menos mal que Michael Caine se ocupa de ofrecer la nota humorística, con su papel de padre hippie del protagonista, el único que parece no haber perdido la ilusión por la vida.

El final, aunque puede intuirse, consigue emocionar y abrir un pequeño resquicio de esperanza en medio de una historia en la que la resignación ante la tragedia humana sobrevuela un mundo roto por el dolor. Recomendada para los que creen que el fin del mundo está a la vuelta de la esquina…
Lo mejor: La recreación de un futuro de ciencia ficción de lo más real.
Lo peor: La gelidez de las interpretaciones, sobretodo la de Cliwe Owen.
publicado por Silvia el 22 noviembre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.