muchocine opiniones de cinedesde 2005

Empiezo a no digerir correctamente la carga de moralina implícita que llevan este tipo de producciones. Para saber lo necios que somos y el origen de todos los males de este planeta no tengo que ir al cine.

★★☆☆☆ Mediocre

Hijos de los hombres

Los hijos de los hombres somos todos, pero ¿qué ocurriría si el último de nosotros ya hubiera nacido? Bajo este planteamiento Alfonso Cuarón nos presenta, en su último y peculiar film, un nuevo relato sobre la manida sociedad distópica en la que el ser humano la ha vuelto a cagar (otra vez) y retrocede, cuesta abajo y sin frenos, al estado de naturaleza. Típica y tópica historia, escrita y filmada cientos de veces, basada en la novela de P. D. James, y que recuerda tanto a ciertos clásicos de la literatura de anticipación, como a los archiconocidos 1984 o Un mundo feliz, que ya aburre. El deforme visionado de una sociedad como la nuestra unos pocos años más vieja -años que la habrían hecho evolucionar hacia las posturas más radicales y fascistas que hoy podemos imaginar- ya no impresiona a nadie, sobre todo cuando el desarrollo de la peli en cuestión se parece demasiado a cualquier telediario de las tres de la tarde. En un momento del film, un programa de radio pincha una canción del 2003 y el locutor reza algo así como ‘aquella época en la que el mundo no era consciente de que todo se iba a ir a la mierda’… lo diría por él.

Para disfrutar de una buena reinterpretación de este tipo de subgénero de la ciencia-ficción, recomiendo V de Vendetta, novela gráfica del genial Alan Moore, mucho menos maniquea y con propuestas realmente interesantes. A partir de aquí, y teniendo en cuenta que la trama no me parece ni original ni demasiado interesante, se puede decir que la película está salpicada de claros y oscuros.

El reparto es una de las facetas a destacar (a pesar del timo que resulta ver a Julianne Moore en los títulos de crédito) constituido, entre otros, por un sorprendente Michael Caine y un Clive Owen soberbio; quizá el actor más carismático del Hollywood actual que se basta solo para sostener el proyecto, incluso en sus ratos más plomizos. Todos ellos dicen tacos y fuman pitillos lo cual es muy de agradecer. Otro punto a favor es la fotografía, de lo más sugerente y acertada para transportarte a un futuro cercano en el que las cosas son casi como ahora, pero más feas. Probablemente no tuvieron que exprimirse demasiado para encontrar las localizaciones, y esto es uno de los mayores aciertos del film; en medio de la confrontación final en la que se ven sumergidos los protagonistas no es difícil reconocer las mismas caras que vemos a diario en Mogadiscio, Haití, Palestina o Bagdad. La recreación de un eterno conflicto armado enquistado y callejero es notable.

Pero por otra parte el guión se pierde en una sucesión de acontecimientos predecibles y aburridísimos, con muy pocos instantes de verdadera emoción. El ritmo de la película sufre muchos altibajos, incluso teniendo el cuenta que el director (muy desacertadamente en mi opinión) nos marea con la cámara al hombro durante todo el metraje; esta técnica tiene su explicación en algunos minutos del rollo, pero llega a ser incluso irritante en otros.

En ocasiones da la impresión de que si no fuera por la buena interpretación de Clive Owen, haciendo de tipo corriente al que la vida ha maltratado, la película se haría virtualmente insoportable. Sin embargo en otras (como en los minutos finales, a pesar del tijeretazo que supone el propio final) la película es interesante y se deja ver.

Por último, debo decir que empiezo a no digerir correctamente la carga de moralina implícita que llevan este tipo de producciones. Para saber lo necios que somos y el origen de todos los males de este planeta no tengo que ir al cine, basta con que me quede en casa y me mire al espejo.
publicado por Mario el 24 octubre, 2006

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.