Ratner no necesita buscar nada más a las viñetas de lo que ya hay dibujado, pero se muestra incapaz de sacarlas todo el partido necesario.

★★★☆☆ Buena

Xmen3

Brett Ratner, al igual que Brian Singer, ha leído los cómics de X Men, pero es más que probable que además los haya disfrutado, le hayan molado y se haya emocionado con ellos. Ratner no necesita buscar nada más a las viñetas de lo que ya hay dibujado, pero se muestra incapaz de sacarlas todo el partido necesario, porque es obvio que como poco es mucho peor director que Brian Singer.

Puede agradecer que la mayor virtud de X-Men 3, La decisión final consista en que ésta cuando empieza ya se encuentra comenzada: Singer dotó a la historia de lecturas más ambiciosas y al menos medianamente inteligentes, a la vez que procuró de cierta carga dramática a los personajes. Ratner, quizá incapaz de tanto, entra directamente en la acción tras un breve prólogo (tan brillante como necesario) para desarrollar el que paradójicamente es el mejor argumento de las tres, aunque de paso también el más desaprovechado. La visión de Ratner sobre X Men se resume en que esta vez hay muchos más mutantes (demasiados) pero nos importan bastante menos

X Men 3 ofrece confusión y caos a la hora de desarrollar todas su tramas narrativas, pero el legado de sus dos predecesoras es todavía poderoso, e incluso intermitentemente La decisión final se permite algunos momentos potentísimos, de hecho los mejores de la trilogía, como es la sucesión de sus tres grandes clímax: el beso entre Jane y Cíclope, el duelo telequinético, o el levantamiento del puente de Brooklyn, aunque por el contrario el final se quede, en comparación, algo flojo. X Men-3 cierra la saga con una visión más furiosa y desaforada pero igual o más entretenida, además de seguir permitiendo otras interpretaciones más serias, que por el momento al menos yo no tengo demasiadas ganas de encontrar…
Lo mejor: Sus tres momentos climáticos
Lo peor: El exceso de personajes

publicado por Ibán Manzano el 4 octubre, 2006
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.