muchocine opiniones de cinedesde 2005

Esta película es todo un recital de tortas, mamporros, yoyas, tundas, collejas, sopapos y soplamocos al más puro estilo “”todos los públicos””, en las que una víctima mortal se antoja inverosímil y donde no existen las lesiones de médula ni los poli tr

★★★★★ Excelente

Y si no, nos enfadamos

Dos colegas, errantes apátridas competidores de carreras, ganan un mini-vólido en una competición, con tan mala suerte que, sin tiempo para disfrutarlo, desaparece calcinado a manos de unos mafiosos de tres al cuarto que intentaban intimidar a unos feriantes para hacerse con su negocio. Lo que los mafiosos no saben es que nuestros dos protagonistas, interpretados por los insuperables Bud Spencer y Terence Hill, son auténticos eruditos en el sesudo arte del dispensar mamporros indiscriminados, y que piensan batirse el cobre con todo el hampa con tal de recuperar su precioso mini-vólido, eso si, rojo, por que “”si no, nos enfadamos””.

Argumento simplón y desarrollo lineal, simpático y a veces inocentón, para esta película titulada originalmente como “”Altrimenti ci arrabbiamo””. Esta película es todo un recital de tortas, mamporros, yoyas, tundas, collejas, sopapos y soplamocos al más puro estilo “”todos los públicos””, en las que una víctima mortal se antoja inverosímil y donde no existen las lesiones de médula ni los poli traumatismos encefálicos.

Película de 1974 y dirigida por Marcello Fondato, “”Y si no nos enfadamos”” (título tan clásico como estúpido en su traducción), es un icono de un tipo de cine extinto: Las “”comedias de hostias””, con música simpatico-delirante, protagonistas guapo, co protagonista feo pero bonachón, chica guapa, causa justa y malos malosos. Cierto es que esta es una película catalogada como infantil, a lo que sumaremos la costumbre visual al hard-core sádico del público de este incipiente siglo, hacen que el espectador actual, más allá de lo frykandéliko-nostálico, pueda sentirse decepcionado tras su visionado. Es más, yo esta la receto con birras a tuti plen. Drisfrutela y beban con moderación.
publicado por Ricardo Marquina el 29 marzo, 2007

Enviar comentario