muchocine opiniones de cinedesde 2005

Hacía tiempo que no me reía a carcajadas en el cine, pero no puedo considerarla como buena. Es una película del montón.

★★☆☆☆ Mediocre

Cerdos salvajes

Le doy un aprobado alto a esta película. Hacía tiempo que no me reía a carcajadas en el cine, y eso no es fácil de conseguir de un público harto de comedietas baratas.

Ya sabéis el acto de fé que he tenido que hacer viendo este filme. Tengo asumido que todo lo que huela a Travolta es de imprescindible visionado, por prescripción marital, y ‘Cerdos Salvajes. Con un par… de ruedas’ no iba a ser una excepción.

Pero esta vez no he sufrido tanto. Al revés, en varios momentos de la película estuve a punto de tirarme al suelo de la risa; y que conste que no fui el único, porque la reacción del resto del público de la sala, incluida mi santa, iba milimétricamente sincronizada a cada gag y cada enredo del cuarteto protagonista que estaba preparado para causar ese efecto desternillante.

Sin embargo, a pesar de los piropos que acabo de tirarle, no puedo considerarla como una película buena. Tiene indeseables lagunas de guión, situaciones mal contadas y diálogos de besugos (que achaco en parte al inexplicable flojo doblaje), que rompen de forma cortante el buen rollo que en general transmite el metraje.

Para empezar, la presentación de los personajes principales es muy torpe y sin chispa de gracia, un detalle que la hace arrancar con mal pie. Creo que lo que pretendía su director, Walt Becker, es enseñar con cierto humor al espectador la vida tan aburrida que tienen Doug (Tim Allen), Woody (John Travolta), Bobby (Martin Lawrence) y Dudley (William H. Macy) de la que quieren evadirse haciendo un viaje en moto de 7 días por el país; y a mi personalmente no me saco ni una sonrisa.

Este desafortunado comienzo me hizo temer una debacle, porque se preveía que ibamos a tragarnos otro ‘Norbit’ en potencia, o lo que es igual, una película que le hace gracia a su director y su equipo más directo (por peloteo), y a nadie más.

Pero su rumbo cambia justo cuando empieza el viaje de nuestros moteros. A partir de ahí se suceden escenas geniales que te hacen reir hasta no poder más (en las que para mi el protagonista absoluto es el personaje de Dudley), lo cual tranquiliza (a ratos), con otras secuencias que hacen llorar de lo malas que son, cuestión que te mantiene en alerta para un posible bajonazo del divertimento.

Estos altibajos, que cambian frecuentemente el ritmo del estado de ánimo del espectador, le colocan a este filme el calificativo de rey de las películas ‘del montón’. No porque sea la más ‘del montón’ de todas, sino porque saca un poco la cabeza en calidad a todas ellas. Se convertirá sin esfuerzo en un clasicón televisivo muy divertido, de infinitos pases, ideal para tardes tontas de pipas y faldón de mesa de camilla.

Si tuviera que puntuar a cada uno de los cuatro ‘carrozas’ de la función, del 1 al 10, se llevarían estas notas.

A Tim Allen, le pongo un 3. Completamente fuera de lugar, torpón y comido literalmente por la interpretación del resto de la banda. Interpretar tantas veces a Papá Noel le ha mermado sus facultades artísticas.

A John Travolta, un 5 raspao; Le he visto más suelto y con mejor vis cómica en productos tan poco provechosos como ‘Mira quién habla’, tan alucinantes como ‘Pulp Fiction’, o tan indiferentes como ‘Be Cool’. Eso sí, se nos ponen los pelos de punta de la emoción cuando se le van las piernas para bailar (en una escena su personaje Woody enseña a Dudley unos pasos para conquistar a una chica, la eternamente atractiva Marisa Tomei).

A Martin Lawrence, le doy un 4 alto. Saca poco a pasear ese estilo gamberro que ha exhibido en sus películas más taquilleras (‘De ladrón a policía’, ‘Esta abuela es un peligro’ o ‘Dos policías rebeldes’). Lo he visto bajo de forma, y un poco fondón, no sé si será porque estaba en el guión ese sobrepeso.

Y, finalmente, a William H. Macy, un 9. Genial, el alma de la película; las mejores escenas se la han dejado él. La torpeza personificada interpretada de manera absolutamente elegante. Aquí me ha demostrado ser un todoterreno.

Fuera de este grupo, destacaría a Ray Liotta, con esa cara de macarra que tiene siempre que acojona. Ideal en su papel de motero matón con ganas de gresca.

Hecho el repaso final de rigor sólo me queda deciros una cosa: echad a cara o cruz el visionado de esta película, y si os toca ir a verla intentad disfrutarla a tope perdonándole los defectos que he mencionado, porque os vaís a reir a mogollón.
publicado por Yul B. el 14 abril, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.