muchocine opiniones de cinedesde 2005

Aunque la historia es un collage de imágenes que se relacionan entre sí como en un mal sueño o en las alucinaciones, la parte audiovisual asombra. Los planos, el color débil y la oscuridad, la poca nitidez de las imágines, el movimiento de la camara,

★★★☆☆ Buena

Inland empire

Volar de Barcelona a Egipto, leer ‘Amor y pedagogía’ de Unamuno o ver dos películas de Antena3 una tarde de domingo. Eso y mil cosas más se pueden hacer en tres horas. También pasarlas en el cine viendo la última película de David Lynch. En el Maldà reformado o en el Icaria en versón original con subtítulos que distraen. Todo un desafío. Aunque la película se estrenó hace dos meses en España, pide consideraciones.

Después de ‘Lost Highway’ (1997), la noventera serie ‘Twin Peaks’ y ‘Mulholland Drive’ (2001), ‘Inland Empire’ (2006) es la evolución normal de un director de películas enrevesadas y extrañas. El nombre, de nuevo, no es más que un topónimo.

En el estreno veneciano ‘Inland Empire’ recibió de todo un poco: críticas y aplausos. El director tampoco dio mucha explicación sobre el significado de su creación. Lo único certero es la grabación en vídeo digital. El resto es paranoia y angustia.

Y de qué va la historia. Ni David Lynch ni los actores lo saben. Se fue haciendo poco a poco. Intiutivamente. Parece una provocación extrema que grita angustia. Desde la primera escena, pero no hasta la última, lo que hay es inquietud.

La película podría resumirse en: dos actores protagonizan el remake de una historia de amor, pero la ficción se confunde con la realidad. “”Parece el guión de nuestra película””, le dice la actriz a su amante. No se da cuenta de que en ese momento estaban actuando. Un descripción frívola para una historia complicada. Además, hay una mujer que llora mientras mira la televisión a veces desintonizada y otras en que ve las escenas de la misma película. Una metapelícula. Y los polacos, se deduce de la coproducción con Polonia,cumplen diversas funciones, aunque todas inexplicables. Son personajes extraños que distorsionan la vida de la actriz: Su marido, la vecina etc. También hay escenas inverosímiles de tres conejos-burros que mantienen conversaciones inconexas. Mientras una plancha , otros dos, el y ella, están sentados en un sofá. Parece una obra de teatro. Y las putas polacas que son las antiguas amantes y a la vez las putas de Los Ángeles…

En fin, no hay un argumento lineal y muchas escenas se quedan sin explicación. Pero aunque la historia es un collage de imágenes que se relacionan entre sí como en un mal sueño o en las alucinaciones, la parte audiovisual asombra. Los planos, el color débil y la oscuridad, la poca nitidez de las imágines, el movimiento de la camara, la música. Todo con una cámara digital que seduce, pero choca.

No es difícil salir de la película con depresión. Si ha sido un mal día, ‘Inland Empire’ intenará cargárselo para que sea uno de los peores del año. Todo pese al final de la película que trata de crear un poco de normalidad. Se encuentran un padre, el marido polaco de la actriz, con su mujer, la que lloraba mientras veía imágenes en el televisor, y un niño. Alguien me susurra al oído: son las alucinaciones de la mujer porque los personajes vivían cerca de una central química y todos estaban un poco tocados. Quizá, no sé. Luego, para animar al espectador harto de angustia e incomprensión, vienen los créditos con una canción que incluye baile. Pero no quiero describirlo.
publicado por Paula Zurita el 28 abril, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.