Pausada -por momentos peca de inconsistente-, pero con ese ritmo propio y vital, entre atrapante y meloso, que naciera con Monsieur Verdoux y Candilejas y se proyecta en éste; de un verdadero ícono del cine. En Un Rey en Nueva York vemos solo destell

★★★☆☆ Buena

Un Rey en Nueva York

Un rey en Nueva York es otra gran parodia a los «»nuevos»» males que aquejan a Charles y al mundo. Una sátira eficaz y a la vez bastante inofensiva. Desde la televisión y la incesante publicidad; pasando por el despiadado Mc Carthy y sus despóticas leyes; el rock & roll en las salas de cine, hasta llegar a él mismo -disminuido y frustrado- junto a su presunto y tan promocionado comunismo.

En los primeros 20 minutos escuchamos decir a sus personajes cosas tales como que EEUU es el país de la «»libertad total»»; vemos a su ex esposa desinteresada del dinero de su separación; y una frase aún todavía más personal: «»Partir, es siempre morir un poco.»» Shadov es una especie de Verdoux más aplacado, pero no por ello menos sabio.

Pausada -por momentos peca de inconsistente-, pero con ese ritmo propio y vital, entre atrapante y meloso, que naciera con Monsieur Verdoux y Candilejas y se proyecta en éste; de un verdadero ícono del cine. En Un Rey en Nueva York vemos solo destellos de su genio, que nunca es poco.

Resumen: El rey Shadov de Estrovia, está obligado a emigrar y vivir en los EEUU después de la revolución. En el exilio hace publicidad por televisión. Después protege a un niño fugitivo cuyos padres han sido llamados por un comité para investigar su situación política. También Shadov debe declarar ante ese comité al que termina por regar con una manguera. Finalmente, decide vivir en Europa. Primera película de Chaplin rodada en Inglaterra.

Lo peor:

publicado por JLO el 6 mayo, 2007

Etiquetas relacionadas

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.