No es una gran película, y en algunos momentos aburre, pero deja un buen sabor de boca sobre todo por los momentos de hilarante comedia.

★★★☆☆ Buena

Un Final Made In Hollywood

Woody vuelve a realizar una de sus comedias, en su estilo, como siempre, no es una gran película, y en algunos momentos aburre, pero deja un buen sabor de boca sobre todo por los momentos de hilarante comedia, propiciados por la actuación de Allen, que aunque siempre hace el mismo personaje no cansa, además, ya nos demostró unos años después que es un gran cineasta serio con la magnífica Match Point.

En este film Allen carga contra Hollywood, productores, actores, agentes… todos son víctimas de su humor ácido, algo que se agradece porque el Woody Allen más brillante se encuentra en esos momentos de acidez que disfrutamos en muchas de sus películas.
El paralelismo entre la realidad y la ficción es evidente, por ejemplo, la fijación del protagonista por los directores de fotografía extranjeros, algo que también le ocurre a Woody Allen. El hecho de que contrata a su novia como actriz aunque sea malísima actuando, como ocurría con Mia Farrow…
De esta manera, no sólo ataca a toda la industria del cine en general, sino también se retrata a sí mismo como director y como persona.

Tal vez en este film se echan en falta más diálogos ingeniosos de los que caracterizan sus otras películas, por eso en varios momentos la película decae y esto la convierte en un film irregular, aunque siempre es recomendable ver una película de Woody Allen, porque ya sea de las peores de su filmografía o de las mejores, siempre encontraremos momentos geniales y diálogos que merecen la pena.
publicado por Patricia Pérez el 6 junio, 2007

Enviar comentario

Etiquetas relacionadas

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.