En general una película de gran calidad con una buena historia, con una puesta en escena que quita el hipo y una labor excelente por parte de Zhang tras las cámaras.

★★★★☆ Muy Buena

La maldición de la flor dorada

Cuando ví «La Maldición de la Flor Dorada» no conocía ni de pasada a su director. Lo único que conocía de la película era que contaba con la participación de Gong Li y de Chow Yun Fat, que había ostentado una nominación a los Oscars al Mejor Vestuario y que las críticas hacia ella se dividían en dos grandes grupos: las muy buenas y las que la tildaban de desilusionante.

Por eso, cuando empecé a verla, mis expectativas eran muy pocas.

Y precisamente por eso, conforme la película se desarrollaba, mis expectativas eran aplastadas por un monstruo con una velocidad que me dejó clavado en el sitio.

Y es que la película cuenta con un guión sólido (que no sobresaliente), una labor asombrosa por parte del director, unos actores que se comen la pantalla y con una puesta en escena más que espectacular (y sin necesidad de efectos digitales).

Vayamos por partes…

Como ya he comentado, la labor de Yimou Zhang (el director) es magnífica y llena de entusiasmo (la escena de la guardia del emperador con las cuerdas en el acantilado es espectacular), algo que es de agradecer, ya que Zhang demuestra muy buen gusto a la hora de rodar las escenas de acción. Escenas de acción que en ningún momento se hacen empalagosas o exageradas, simplemente… bellas. Y es que más que pelear parece que los personajes bailan. Con objetos punzantes altamente peligrosos, pero parece que bailan, ya que es tal la armonía de los movimientos que no puedes más que quedarte embelesado mirando como hacen esas piruetas imposibles con un estilo y una gracia sorprendentes.

El guión es bueno, aunque no sobresaliente. La película se sustenta más en la puesta en escena y en la historia que cuenta que en el guión.

El elenco de actores luce tremendamente bien, aunque no son sus mejores papeles demuestran que son unos actores inmensos. Sobretodo los dos que encabezan el reparto, Gong Li (a la cuál no veíamos desde «Corrupción en Miami» y que realizó un papel magnífico en «Memorias de una Geisha») y Chow Yun-Fat (al cuál vimos hace poco con unos dientes muy sucios en un barco en los mares del Caribe). Ambos realizan una actuación muy creíble y correcta y son quizá los dos actores y los dos personajes que más sobresalen en la historia.

En el campo técnico destaca en dos ámbitos: en el vestuario (sorprendente) y en los decorados (inmensos). En ambos se ve la mano del director, que demuestra un gran mimo en todo lo referente a la puesta en escena, como demuestra en «La Casa de las Dagas Voladoras».

La Banda Sonora, aunque resultona y correcta, desentona en algunas ocasiones y puede resultar algo pomposa.

En general una película de gran calidad con una buena historia, con una puesta en escena que quita el hipo y una labor excelente por parte de Zhang tras las cámaras.
publicado por Alex Largo el 1 julio, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.