Absolutamente delirante, con unos diálogos geniales, y sobre todo, la mejor persecución de coches vista en años en una sala de cine, y eso que se trata de una secuencia “clásica y analógica”, como se rodaban las persecuciones hace treinta años.

★★★★☆ Muy Buena

Death Proof

Difícil centrarse en algo concreto para hablar de la última locura de Quentin Tarantino, Death Proof, y eso siempre es bueno. Voy a dejar a un lado los trailers, el programa doble y todo lo que es Grindhouse, no solo porque fue un batacazo histórico en tierras americanas (incomprensible, añadiría) sino porque ni siquiera allá se mantendrá el programa doble y reestrenarán ambas pelis al igual que en Europa, en un director´s cut. Es decir, porque Grindhouse ha sido un sueño que una vez soñamos, pero al despertar lo que teníamos eran cada película por separado. Ha sido tanto lo que hemos escuchado estos meses a propósito del acontecimiento cinematográfico del año (personalmente la sitúo por encima de Transformers, Piratas, etc; esto es CINE) que voy a tratar de ser claro ahora que hemos podido presenciar un pase organizado por la gente de Aurum, su distribuidora en España.

A la altura de lo esperado: sobresaliente.

Stuntman Mike (Ma-gis-tral Kurt Russell) es un psicópata hijo de puta que recorre las carreteras con su bólido, una auténtica máquina de matar, en busca de jovencitas a las que asesinar y, si están bien buenas, pues mucho mejor. Que las chicas sean espectaculares es normal en una peli de estas características, lo que no es normal es que el amigo Quentin tenga tantos contactos guapos, porque Miss Poitier (vaya… piernas!!!), Rosario, Zoe o Mary Elizabeth están que relucen.

Absolutamente delirante, con unos diálogos geniales (a pesar de algún tipo serio que alega intrascendencia, solo según se mire), y sobre todo, la mejor persecución de coches vista en años en una sala de cine, y eso que se trata de una secuencia “clásica y analógica”, como se rodaban las persecuciones hace treinta años, algo de lo que deberían aprender los Wachowski, por ejemplo.

Como no, meta-realidades (el personaje de la Dawson lleva de “politono” el “Nervios rotos” de Herrman que ya usó Tarantino en su Kill Hill), rodajes de películas, un nuevo baile a recordar (bastante más subidito de tono que el de Travolta y Uma, o que el de Michael Reservoir Madsen) y una atmósfera absolutamente atemporal terminan por cuajar de una forma tan perfecta, tan infalible, que me temo no ya que estemos ante una de las grandes películas del año, sino ante una realidad a prueba de cualquier duda, porque por muchos fregaos en los que se meta, por muchos favores que haga, por muchas basuras en las que aparezca su nombre (Ojo, ningún Hostel ni Running Scared entrarían ahí), Quentin Tarantino es uno de los tíos con más talento que ha dado el cine norteamericano en, ¿su historia?

Death Proof supone el debut de Tarantino como director de fotografía, y lo único que puedo decir es que se nota que el de Knoxville ha trabajado con tipos como Robert Richardson (Kill Hill, El aviador, JFK…) y que ha visto un montón, probablemente todos, los slasher y giallos habidos y por haber, toda una enciclopedia sobre “Como iluminar una buena peli de serie B / Z”.

Otro punto (muy) importante recae, como en toda su filmografía (¿para qué iba a ser menos?) en la música que acompaña a las imágenes, y Death Proof arranca con un tema de Jack Nietzsche titulado The Last Race, ahí es nada. Luego ya digo, el mejor DJ de Hollywood se recrea como no lo hacía desde Pulp Fiction, tanto en lo musical como en las imágenes.

Ah, por cierto, antes de terminar me gustaría recalcar que el mejor y más macarra destrozo automovilístico con vidas humanas de por medio, cinematográficamente hablando, de los últimos tiempos, está en Death Proof. Y el final es, simplemente, inolvidable y antológico.

La única nota negativa será la incógnita de los fake trailers, porque sería una lástima perdérselos y de momento no tenemos noticias oficiales (1), solo el rumor de que Planet Terror, que aún no he podido ver en su versión extendida (pero que es una sobrada delirante retro-pulp con muy buenos momentos pero, ahí está el problema, es una película cien por cien Rodríguez, con lo que eso conlleva para bien y para mal) vendrá con el de Machete, dirigido por el propio Rodríguez y que podría estirarse hasta el largo. El resto de títulos son:

-Werewolf women of the S.S (por Rob Zombie)

-Don’t (por Edgar Shaun of the Dead Wright y una narración de Will “”Arrested Development”” Arnett que te hará llorar de risa)

-Thanksgiving (por Eli Roth, un trabajo sobresaliente. Y gorno, por supuesto)

Gracias, Quentin, gracias.
Lo mejor: Todo, la banda sonora, las chicas, Kurt Russell... y un tramo final A-C-O-J-O-N-A-N-T-E
Lo peor: Que los trailers de acompañamiento no vean la luz, aunque siempre tendremos la Zona 1...
publicado por Kiko de España el 9 julio, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.