Contar con Alberto San Juan para una opera prima es un auténtico lujazo y en Bajo las Estrellas su director, Félix Viscarret, ha querido aprovecharlo al máximo. Quizás demasiado.

★★★☆☆ Buena

Bajo las estrellas

Premiada tanto como mejor película en el Festival de Cine Español de Málaga, como en los apartados de mejor dirección y mejor interpretación masculina, lo cierto es que tenía algunas expectativas con el primer largometraje de Félix Viscarret. No puedo decir que Bajo las Estrellas me haya resultado decepcionante, pero esperaba algo más. Y es que esta película se sostiene casi por completo en un soberbio trabajo de Alberto San Juan, que demuestra una vez más que se puede mover en otras aguas que no sean las de la comedia. Sin embargo, si quitamos su interpretación de la ecuación, el resultado final no tiene mucho que ofrecer.

Es una historia que debería ser trágica, pero que en el fondo resulta amable. No hay estridencias en el argumento y el espectador está siempre con la sensación de que la trama va a romper por algún sitio. Lo cierto es que rompe, pero por el lado menos doloroso y, aunque suene a masoquista, esta es una de esas películas que deberían dar directo al hígado y después repartir algo de dulce para no salir con ganas de suicidarse. Los mimbres para golpear al espectador están, pero finalmente se queda en el cuento del hermano pródigo que descubre en el mundo rural todo lo que le había robado la ciudad. Es cierto que el hecho de estar basada en una novela cierra el camino a variantes argumentales más interesantes, pero estoy seguro de que se podría haber hecho algo mejor. Al final, todo es blandito blandito y supongo que el entrañable canalla al que da vida magistralmente Alberto San Juan tiene mucho que ver con esto.

El alma de Bajo las Estrellas es la transformación del personaje protagonista, que comienza siendo un trompetista alcohólico rendido a la noche madrileña y poco a poco se va acercando al espectador. Mantiene ramalazos que lo hacen despreciable, pero cuando comienza su relación con “”puerquita”” el tono es más de comedia de lo que podríamos esperar en un principio. En cualquier caso, Alberto borda su personaje y tiene gran química con la pequeña Violeta Rodríguez, lo que hace que sus escenas sean lo mejor que nos ofrece la cinta. Tanto Emma Suárez como Julián Villagrán están discretos en sus papeles, aunque seguramente más por exigencias del guión que por demérito propio.

En definitiva, Bajo las Estrellas es una gran película que podría haber sido mucho más si hubieran apostado por unos personajes secundarios con más fuerza, a costa de restar protagonismo a los principales. El tono general se podría haber afilado bastante cambiando algunas escenas que son casi de relleno por otras que dieran al espectador la oportunidad de querer más a los personajes. Pese a todo, otra muestra más de que en el cine español hay profesionales capaces de llevar a la pantalla historias cercanas y capaces de tocarnos la fibra sensible, que para los Transformers ya tenemos a Michael Bay.
Lo mejor: El grandísimo trabajo de interpretación de Alberto San Juan y las escenas que comparte con Violeta Rodríguez.
Lo peor: Los personajes secundarios, que tan importantes son para la historia están muy maltratados por el guión. Que el resultado final es un poco blando y se podría haber hecho una historia más dura, aunque fuera menos sincera.
publicado por Taliesin el 17 julio, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.