muchocine opiniones de cinedesde 2005

Excelente película de Pedro Almodóvar, con personajes in-cre-í-bles, desopilantes, actuaciones maravillosas, una ambientación que se cae de kistch y una serie de peripecias aptas para estallarla de risa.

★★★★★ Excelente

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Excelente película de Pedro Almodóvar, con personajes in-cre-í-bles, desopilantes, actuaciones maravillosas, una ambientación que se cae de kistch y una serie de peripecias aptas para estallarla de risa.

Pero además, la película, protagonizada por una Carmen Maura de 10, indaga, como siempre o casi siempre, ciertos rasgos de la constitución femenina que, si en otras películas se hace muy psicoanalista y en algún punto machista, en tanto define casi tajantemente qué es ser mujer, y la mujer es casi un payaso (siempre con buenas intenciones, claro, pero eso no es excusa), en este film la indagación es de orden más bien sociológico y no hay una búsqueda de qué es ser una mujer sino de qué hizo la sociedad (ergo el orden patriarcal, ergo el hombre) de ella.

La respuesta, en un final que se cae de perfecto. A su marido lo mató -aunque accidentalmente-, a su hijo menor lo vendió a un dentista pederasta para comprarse una plancha para el pelo, el lagarto mascota fue asesinado por un policía y su hijo mayor acaba de irse con su abuela (la suegra de ella) al pueblo natal de esta última. La casa está sola. Por fin, ella ya no es esposa, ni madre ni ama de casa. Se va a tirar del balcón.

Pero entonces llega su hijo menor (que se da cuenta de que es muy joven para sentar cabeza con el dentista. Nota: el nene tiene como 11 años) y la salva. Maura ya no cae por el balcón porque tiene quien la sostenga. Vuelve a ser madre.

La mujer se define, en Qué he hecho…, por negatividad. Ser mujer es ser madre, nuera (ni siquiera hija, que es algo demasiado propio), ama de casa, sirvienta en casas ajenas, esposa (si miramos a los otros personajes agregamos: o puta o mala madre soltera).

Almodóvar expone la imposibilidad de la mujer de constituirse como tal: es una pura determinación externa.
Lo mejor: El humor lacerante e inteligente, Carmen Maura, la omnipresencia del kistch, los personajes.
publicado por Naty Buqué el 6 septiembre, 2007

Enviar comentario