muchocine opiniones de cinedesde 2005

Un bodrio para drogadictos con poca imaginación.

★☆☆☆☆ Pésima

La fuente de la vida

The fountain, de Aronofsky, trata sobre el miedo a, la lucha contra y el concepto mismo de la muerte, en una película dividida en tres partes diegéticamente independientes, supeditadas sin embargo dos de ellas, desde el significado, a una principal.

He aquí las razones por las que esta película es radicalmente horrible, trillada, estúpida, cursi, insoportable:

1. Las dos líneas narrativas menores funcionan como una representación alegórica obvia e innecesaria que subestima la capacidad de entendimiento del espectador, que no sólo debe ver cómo se repiten en forma de alegoría (o sea, correspondencia uno a uno de los elementos principales de la trama central y estas dos) exactamente los mismos significados que en la principal, sino que, como si fuera poco, en esta misma parte debe escuchar, de boca de un supuesto científico, atrocidades (por su falta de verosimilitud lo digo) tales como “la muerte es una enfermedad como cualquiera y yo puedo curarla” (vamos… ya entendimos que al hombre la muerte no le sienta bien, pero no dejen de diga esas cosas).

2. La estética ochentoso-futurista en una de las historias menores causa náuseas. Parece que estamos viendo un video clip de bajo presupuesto de Daft Punk en vez de una película de Aronofsky.

3. La radical mezcla de conceptos, creencias, tendencias religioso-filosóficas que operan en la película como un “todo da igual”. Lo importante es oponer al cientificismo occidental (malo malo malo) cualquier cosa. Y entonces ponemos a los mayas y a un pelado meditando como los buenos, total… la posta es aceptar la muerte, lo demás son detalles sin importancia (lo cual me hace dudar de la seriedad del tratamiento de la kabalah, de la que nada conozco, en Pi).

4. La trillada temática romanticista-antipositivista (o sea, a lo sumo, siglo XIX, señores) anclada en una trillada tragedia amorosa, sin aportes de ningún tipo a ninguno de los dos clichés (Salvo, por supuesto, que en una de las tres historias el hombre se transforma en un pelado y la mujer en un arbolito).

5. Varios monitos parecen haber sido torturados durante el rodaje.

En definitiva, un bodrio para drogadictos con poca imaginación.
Lo mejor: El kistch.
Lo peor: El kistch.
publicado por Naty Buqué el 18 septiembre, 2007

Enviar comentario