muchocine opiniones de cinedesde 2005

El film es no una simple reflexión acerca de la muerte sino la presentación, segundo a segundo, de la muerte misma.

★★★★☆ Muy Buena

Relámpago sobre el agua

Crudísimo film que se instala en los últimos días de Nicholas Ray -siendo consumido por un cáncer que no afecta ni una pizca una lucidez que, en este contexto, resulta atroz-, Relámpago sobre el agua (o Nick’s movie) es una suerte de documental sobre la ficcionalización del proceso de creación de un film entre Wenders y Ray, que es -que termina siendo- este film mismo. En este sentido, la película es una indagación sobre el cine, las posibilidades del lenguaje cinematográfico, los límites de la ficción.

Sin embargo, el film es sobre todo no una simple reflexión acerca de la muerte sino la presentación, segundo a segundo, de la muerte misma. A muy poco de su muerte, con un cuerpo que ya no da a basto, Ray instala a todo el equipo de filmación en su casa y nos muestra la realidad desesperante de la muerte inminente. El cineasta está evidentemente muy enfermo, pero su lucidez está intacta. Da conferencias, escribe, está haciendo un film. Y sabe que se tiene que morir. En esa desesperación, que sin embargo no cae nunca en golpes bajos ni ataques de histeria, en esa infinita tristeza nos sumerge el film.

Y además de los clásicos e increíblemente bellos planos de Wenders de la ciudad, la película cuenta también con reflexiones brillantes, tanto sobre el cine como sobre la muerte, por parte de ambos directores.

Relámpago sobre el agua es, si no estéticamente destacable -como podría esperarse de un Wenders a la cabeza, pero que en este caso habría resultado casi insultante-, sí muy inteligente y profundamente emotiva. Cruda, pero una joya.

Lo mejor: La ruptura formal, el juego intertextual, la presencia de lo real.
Lo peor: Los años de terapia necesarios para superar tanto desasosiego.
publicado por Naty Buqué el 23 septiembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.