muchocine opiniones de cinedesde 2005

Pedazo de tostón, amigos. Un bodrio por los cuatro costaos. Insufrible secuela de una franquicia que ha tenido una repercusión internacional gracias a su promocionada similitud visual con una trilogía que idearon los hermanos Wachowski cuyo nombre or

★☆☆☆☆ Pésima

Guardianes del día

Pedazo de tostón, amigos. Un bodrio por los cuatro costaos. Insufrible secuela de una franquicia que ha tenido una repercusión internacional gracias a su promocionada similitud visual con una trilogía que idearon los hermanos Wachowski cuyo nombre original conocéis de sobra.

Sin embargo, esto sigue sin parecerse a ‘Matrix’. Y a este paso seguirá sin parecerlo me temo (ya está en producción la tercera entrega ‘Twilight Watch’). Y hablo de ‘Matrix’ en su conjunto.

Es cierto que ‘Guardianes del día’ imita con efectividad en varios minutos de su metraje la técnica de los hermanísimos que tanto ha influenciado al cine de acción de esta década que aún está por terminar. Pero son muy pocos para considerala como una alumna aventajada de ese fenómeno, ni tan siquiera para verla como una digna sucesora.

De ese acierto del copieteo visual también se benefició ‘Guardianes de la noche’, que igualmente bebió de dicha influencia dando el pelotazo cinematográfico dentro y  fuera de la URSS al sorprender al público con unos efectos propios del mismísimo Hollywood. Timur Bekmambetov ha sido quizás el que más rentabilidad ha sacado a ésta su duología, consiguiendo que la Universal Pictures le encarge la dirección de la adaptación de ‘Wanted’.

Pero ninguna de las dos cuenta con lo que tiene ‘Matrix’: coherencia argumental dentro de la ficción.

El cine no sólo puede vivir de las imágenes, por muy espectaculares que sean. Se pueden contar cosas exclusivamente con imágenes, eso sí, pero deben tener sentido. Y en eso parece que no ha caído Bekmambetov, ni antes con la película original, ni ahora con esta continuación .

‘Guardianes del día’ es un montaje de imágenes con pretensiones artísticas desaprovechadas, que incluso chirrian en numerosas ocasiones cayendo indeseablemente para el espectador en momentos vergonzosos de serie B, y entre las que se pierde absolutamente la trama. La ida de olla de Timur es tal que durante muchos momentos resulta difícil entender lo que estamos viendo y durante otros resulta patético presenciar el caos montado.

Lo que sobre el papel parecía una historia medianamente interesante, con un tira y afloja entre la paz y el conflicto de las fuerzas de la luz y la oscuridad, en donde el personaje protagonista, Antón lucha por recuperar el amor de su hijo, Egor, que se ha sumado a las filas de la Oscuridad, y por el de Svetlana, que representa la esperanza de la Luz, en pantalla es una amalgama de escenas, completamente inestables, torpemente continuadas y en bastantes ocasiones soporíferas.

Cuatro escenas, literalmente contadas, son las que me han sorprendido (brevemente) por su esporádico buen hacer. Trescientas escenas, mal contadas por su gran número, me han hecho pensar seriamente en cómo es posible que este filme haya tenido tal cantidad de salas en nuestro país (249) a su disposición.

Sólo siento haber perdido casi dos horas de mi tiempo por ver esta cinta. Sobre todo porque he caído vergonzosamente en la trampa de las promociones triunfalistas, sintiéndome como un auténtico tonto. Y desgraciadamente no será la última vez que (involuntariamente) caiga.

publicado por Yul B. el 2 octubre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.