A veces parece que en España nos dejamos deslumbrar por cualquier cosa bien hecha que se salga de las producciones más habituales. Una película de terror muy recomendable. Ni más, ni menos.

★★★☆☆ Buena

El Orfanato

A estas alturas debo de ser la única que no ha escrito todavía sobre "El orfanato", la que parece haberse llevado ya el título de "película del año". Y no es porque tenga poco que decir sobre ella. Me gustó, sí, y me dio mucho miedo, pero no me parece la obra del siglo. Y estoy convencida de que es un error presentarla como candidata a los Oscar.

Empecemos por lo bueno. Juan Antonio Bayona confirma que en España se puede hacer cine sin recurrir al drama de posguerra o a la comedia de enredo. No ha sido el primero, pero parece que aún no nos lo hemos creído del todo. Esta película de terror, centrada en la historia de una mujer que pierde a su hijo en circunstancias extrañas, es muy ágil y entretenida y, sobre todo, da mucho, mucho miedo.

Está claro que, de por sí, los niños siniestros resultan siempre muy inquietantes, pero no conseguirían nada si no estuviesen acompañados de un guión convincente y, sobre todo, una puesta en escena magnífica, con ritmo, agilidad y distancia en los momentos precisos. Y el trabajo de Belén Rueda es fundamental. ¿Quién iba a pensar hace sólo unos años que esta mujer acabaría siendo semejante pedazo de actriz? La verdad es que se come al resto con patatas, empezando por su marido en la película, Fernando Cayo. Pero claro, es que el pobre hombre tenía un papel de lo más superfluo, como si el tema no fuera demasiado con él. Y ahí comienzan las debilidades de "El Orfanato".

En primer lugar, los personajes. Unos están muy bien, y otros, o se han quedado a medias, o resultan desconcertantes. ¿A qué viene que una figura seria como Geraldine Chaplin diga "la policía mola" a mitad de escena inquietante? Muy gracioso, sí, pero está metido con calzador. Y, desde luego, si la aparición de una de las protagonistas más "terroríficas" (Montserrat Carulla) va a provocar las carcajadas del espectador en el momento más tenso posible, es que hay algo que no está funcionando demasiado bien.

Por otra parte, lo cierto es que el argumento cojea en algunos momentos. El guión está bien, no es estúpido y engancha. Pero hay detalles que no acaban de encajar del todo y, aunque no llamen demasiado la atención en un primer visionado -posiblemente porque es fácil "meterse" en la historia y pasar por alto las incoherencias-, en una reflexión posterior saltan a la vista. No es lo único que no acaba de cuadrar. El planteamiento visual es sobrio y elegante, y recurre más a la tensión psicológica que al terror de sangre y vísceras. Es por eso que cuando la cámara opta por recrearse en imágenes desagradables y efectistas, el resultado parece gratuito y forzado.

El final es, además, excesivamente largo y redundante, y la última escena sobra completamente. Es la eterna cuestión: ¿hay que dejar las cosas muy claras para que a todo el mundo le quede bien clarito, o es mejor ser sutil, aunque algún espectador no acabe de comprenderlo todo? Yo apuesto, definitivamente, por lo segundo, pero se ve que Bayona no comparte mi opinión.

"El Orfanato" es una buena película, no podría decir lo contrario. Es correcta y eficaz, y da muchísimo miedo, que es su objetivo. Pero no es lo mejor que se ha hecho en España, y no creo que tenga opciones de ganar el Oscar, precisamente porque podría ser perfectamente un trabajo norteamericano. El premio de habla no inglesa suele recaer en obras mucho más personales, que se pueden identificar como características del país al que representan, y ésta es todo lo contrario. Eso sin contar que el terror no parece tener demasiado reconocimiento en este certamen.

Si al menos fuese algo original, aún confiaría un poco en sus posibilidades, pero no es así. No conozco demasiado el género, pero no hay que buscar mucho para encontrar notables similitudes con, por ejemplo, "Los Otros", tanto en la historia como en la fotografía, la atmósfera, los recursos visuales o el ritmo. Y si Amenábar no lo consiguió, no veo por qué este "alumno aventajado" iba a hacerlo, por mucho que su trabajo esté muy bien hecho.

A veces parece que en España nos dejamos deslumbrar por cualquier cosa bien hecha que se salga de las producciones más habituales. Y las cosas no son tan sencillas. Aún así, "El Orfanato" no deja de ser una película de terror muy recomendable. Ni más, ni menos.
publicado por Marta el 18 noviembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.