Un Final Made In Hollywood

"Un director de cine ya maduro, que años atrás tuvo muchos éxitos y ganó dos Oscars, se encuentra sin trabajo debido a la caída en picado que experimentó debido a todo tipo de problemas, tanto reales como inventados. Su ex-mujer confía todavía en él y convence a su novio, el productor más poderoso de Hollywood de que le deje dirigir una película que creen éxito seguro. Todo comienza bien pero al poco tiempo el director sufre una ceguera psicosomática, por lo que tendrá que tener ayuda de alguien que sea sus ojos. Por supuesto, todo será un caos". 

Excesivamente irregular comedia del genio Allen.

Se puede decir que tiene dos partes bien diferenciadas.

La primera es ágil, muy divertida, con ingeniosos diálogos, plenos de dobles sentidos.

La comicidad es alta y gusta mucho.

Sin embargo, no se sabe bien porqué, de repente cae el ritmo y todo se vuelve bastante soso, con momentos algo tediosos, lo que resulta imperdonable en una comedia que se precie.

Su final, a pesar de tener coña marinera con el asunto de los críticos franceses, resulta demasiado rápido y fácil, como si el Sr. Allen hubiera querido súbitamente terminar con la realización.
En fin, un pasito atrás, aunque debe verse porque Woody Allen, aún cuando no esté al cien por cien, ofrece más cine en media película que la mayoría de sus coetáneos en toda su carrera.

Lo mejor: Su coña hacia los críticos.
Lo peor: El ritmo y algunos gags.

publicado por Iñaki Bilbao el 28 noviembre, 2007
muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.
WhatsApp us whatsapp