Película de culto del director más prolífico del cine español, donde una vampira le va comiendo lo que le apetece a una chatunga. Más mala que pegar a un padre con unos calzoncillos sudaos. Para decir que has visto una de Jess Franco.

★☆☆☆☆ Pésima

Las vampiras

Director: Jesús Franco o Jess Franco, como gusten.
Duración: 89 minutos.
Estreno: 1973.
Espectadores: 236.615 seres humanos.

El otro día estaba viendo un vídeo de Mariano Ozores (con un Esteso en un deplorable estado, todo sea dicho) y mencionó que hay un director español que ha hecho más películas que él. ¿Cual sería? Qué emoción, qué emoción. Pues resulta que un tal Jesús Franco se cambió el nombre por Jess Franco (él quería Jess Franc, pero no pudo, no se por qué) ha hecho más de 150 películas. Nada, nada, vamos a ver una de tan insigne director, que parece que gusta de mujeres en cueros. "Las vampiras", que en alemán es algo de lesbianas vampiras que me llama mucho la atención, que parece arte y ensayo.

La película trata (reconozco que puede que mi versión no sea demasiado fiel a la realidad) de una muchacha que no se lo que le pasa. Total, que una voz en off cuenta que un rey (o similar) metió a su mujer en un palacio a cal y canto para ver si se moría (el divorcio real, que lo llaman) con unos cientos de esclavas. Pasó el tiempo y la moza estaba cada día más maciza y las esclavas más muertas. Pasados los años, la que parece ser la mujer del rey (o similar, insisto) sigue mordisqueándole las pescuezas a mozas que se presten.

A ver, no he visto la película entera. Y eso que salén tías en pelotas comiéndose los cuerpos a lametones y lengüentás. Pero es que es inaguantable. Planos increibles, como en el climax follarín de las protagonistas nos enfocan un escorpión andando (sale como 20 veces), luego una polilla atrapada en una red y otro insecto que he borrado de la memoria para meter la portada de hoy del Marca. Los diálogos son de lo peor, con un argumento que ni se comprende, ni engancha, ni nada de nada. Vamos, es que es insufrible, con lo que no me extraña que se haya convertido en algo de culto rápidamente.

Resumiendo, película de culto del director más prolífico del cine español, donde una vampira le va comiendo lo que le apetece a una chatunga. Más mala que pegar a un padre con unos calzoncillos sudaos. Para decir que has visto una de Jess Franco.

Besitos.

P.D: Los planos sensuales la verdad que son como para partirte las caderas a culetás, sea dicho en honor a la verdad.
Lo mejor: La escena de la selección de curritos y heroes.
Lo peor: Se hace demasiado larga.
publicado por Tito chinchan el 29 noviembre, 2007

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.