Conceptos espirituales en filme hollywoodense.

★★★☆☆ Buena

La fuente de la vida

Se plantean en la película tres vertientes narrativas, diferenciadas (en principio) por el corte de cabello del protagonista (Hugh Jackman).

1- Un Conquistador español perdido en la espesura de la selva guatemalteca está decidido a encontrar el supuestamente legendario "Árbol de la Vida", teniendo que mantener su férrea voluntad a pesar de la deslealtad de sus subordinados o la resistencia de los aborígenes.

2- El Dr. Tom Creo, un médico investigador que tiene a su joven esposa Izzi (Rachel Weisz) enferma de cáncer terminal, corre una carrera contra reloj por comprobar si el nuevo compuesto obtenido en base a una especie vegetal centroamericana es capaz de retroceder no solo el proceso de envejecimiento de un simio sino también un tumor cancerígeno.

3- Una entidad suprahumana que vive en una especie de planetoide con un árbol a punto de morir trata de apresurar su viaje astral a través del espacio exterior en pos de un astro adorado por los antiguos mayas.

De las tres, es la segunda (suponemos) la que plantea la historia auténtica del filme. Es la bella Izzi la que regala a su marido un libro que ella ha estado escribiendo, con la historia romántica del Conquistador Español que cruza un océano para salvar a su reina y encontrar la legendaria Fuente que un padre franciscano afirma tener pruebas de que existe. Esta trama literaria es la que da pie a la primera historia que se revela como una versión mítica de la tragedia del matrimonio Creo. De esta visión de la realidad, saltamos a una instancia metafísica, con el doctor completamente rapado y adoptando la posición del loto con objeto de elevar su nivel cósmico y espiritual (según la jerarquía trascendental del descubrimiento que planea llevar a cabo). El error filosófico de considerar a la muerte como una enfermedad se resuelve en las tres tramas con brillo lírico, tanto visual como artístico, dejando en claro (al menos durante el desenlace del filme) que morir no es un trauma sino el acontecimiento más importante de la vida.

Lo mejor: El caudal emotivo de los intérpretes.
Lo peor: -
publicado por Dario Lavia el 8 diciembre, 2007

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.