Una delicia no sólo para apasionados del basket, sino para cualquier amante del documental sin trampa ni cartón.

★★★★★ Excelente

Hoop Dreams

‘Hoop Dreams’ sigue los pasos de dos chavales de 15 años, William Gates y Arthur Agee, que comparten un seño: llegar a la rutilante NBA de principios de los 90. Ambos están entre los mejores jugones de los peligrosos playgrounds de Cabrini Green, en el Chicago de las bandas y el crack. Y ambos son seleccionados por la prestigiosa St. Joseph´s High School, cuna de jugadores legendarios como Isiah Thomas. ¿serán capaces Will y Art de seguir brillando en un entorno tan exigente, en pleno ascenso a la meca del basket?

El gran mérito de ‘Hoop Dreams’ es que dura casi tres horas y ni te enteras. Parte del documental deportivo al uso, con chavales intentando emular a su ídolo, pero muy pronto te das cuenta del peso que un entorno como el de Will y Arthur supone: familias viviendo en el umbral de la pobreza, amigos poniéndote al límite de la ley, embarazos adolescentes… si a eso sumamos un sistema educativo que gira en torno al éxito y olvida al segundón y unas exigencias deportivas francamente duras para críos de 16 años, nos encontramos con una verdadera odisea. Un viaje en el que vemos cómo los niños se convierten en hombres, y cómo la vida pone a prueba sus ganas no ya de triunfar, sino de sobrevivir.

Steve James, para colmo, resulta ser un gran director. Alterna episodios deportivos brillantes y verdaderamente épicos (desde ‘Hoosiers’ no había vivido momentos tan apasionantes) con imágenes que retratan un modo de vida al límite (la familia viviendo sin luz eléctrica, los trapicheos de drogas del padre de Arthur ante la mirada de su propio hijo). Y siempre con un enorme respeto por todos y cada uno de los personajes. La mirada limpia del director nos permite emocionarnos con cada pequeño pasito que los dos protagonistas dan en su lenta ascensión (los seguimos a través de cuatro años) a la fama.

Como único pero podría señalar la excesiva duración de la película, pero reconozco que al final no podía creer que me había tragado un documental de 170 minutos, de lo rápido que pasó. Por lo demás, una delicia no sólo para apasionados del basket, sino para cualquier amante del documental sin trampa ni cartón. Un 9.
Lo mejor: La imprevisibilidad de las vidas de los jóvenes protagonistas. La sensibilidad y valentía con que está narrado. La narración visual de los partidos, que consigue emocionar.
Lo peor: Son casi tres horas de metraje, y si no te gusta el baloncesto se te pueden hacer largas...
publicado por Plissken el 9 enero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.