No es una gran película, pero si más que aceptable e interesante. Eso sí, primero hay que salvar el escollo de unos minutos iniciales tirando a anodinos.

★★★☆☆ Buena

Los Crímenes de Oxford

Le doy un punto sólo por dar a John Hurt la oportunidad de tener un papel protagónico y permitirnos disfrutar tantos minutos en pantalla de un actor tan estupendo como él. Y sigo con la puntuación. Otro tanto más por la presencia de Elijah Wood, probando que puede hacer algo para romper su imagen de hobbit.

No es una gran película, pero si más que aceptable e interesante. Eso sí, primero hay que salvar el escollo de unos minutos iniciales tirando a anodinos; de presentación de personajes y situaciones, y donde Álex de la Iglesia nos muestra lo que será su realización: más bien tirando a plana y televisiva, con abusos de primeros planos y decepcionantes planos y contraplanos en las secuencias de diálogos, como si estuviera encantado con el reparto obtenido y deseara ser lo más respetuoso con él.

En general se hace muy difícil encontrar alguna huella identificativa del estilo del director de La comunidad, léase humor negro, mala baba o personales vueltas de tuerca de género. Y habrá que esperar un buen rato para que rompa el tono con alguna virguería técnica o formal, y ésta será un plano secuencia desde el interior de un auditorio, saliendo a la calle y entrando en una librería, alejándose..  hasta culminar con el descubrimiento del primer crimen. Un plano secuencia por el que van pasando además la mayoría de personajes significativos.

Y la mayoría, no todos, porque como buen relato de suspense que se precie, al estilo de Agatha Christie, el guión está trufado de personajes secundarios, y principales, sobre los cuales hacer recaer las inevitables sospechas sobre su posible implicación en los hechos o no. También proliferan los guiños al maestro Hitchcock: el plano secuencia citado con truco tipo La soga; la presencia en el reparto de Anna Massey, actriz de Frenesí; o un plano cenital bajo una escalera de caracol, obligada referencia a Vértigo. Y todo ello sazonado con dialécticas en torno a la filosofía versus la matemática como métodos posibles para llegar a la verdad de las cosas, o como el leve aleteo de una mariposa puede causar un huracán en el lugar y momento más imprevisto.

Y si no he contado mal, ahí llevaba sumados dos puntos sobre diez. Le añadiré otro: uno más por la guapísima Leonor Watling en cueros, y sólo tapada por un delantal, mientras un avispado travelling lateral, en plano general, nos descubre sus nalgas. Escena que hará, ¡listo que es Álex de la Iglesia!, llevar no pocos espectadores masculinos al cine.

Y ahora entraré a saco, y le pondré tres puntos más por, adaptando la novela Crímenes imperceptibles del argentino Guillermo Martínez, ofrecernos una película con trama de intriga que, si bien no pasará a los anales del género (¡otra cosa será lo que pueda suceder con el trasero de Leonor Watling!), o de la puesta en escena, resultar, resulta… resultona y entretenida. Sin más. Y ya son seis, los puntos. ¡No está mal!
publicado por Carles el 27 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.