Da la impresión que el director se ha quedado a medio camino entre una película personal y una comercial sin más pretensiones.

★★☆☆☆ Mediocre

Los Crímenes de Oxford

Con mucha ilusión acudí a ver Los Crímenes de Oxford, con la ilusión de un admirador de Alex de La Iglesia, uno de los directores con más talento de este País; ante todo un gran cinéfilo como lo demuestran algunas de las secuencias "hitchcocknianas" de sus más aclamadas cintas. Lástima que, en la película que nos atañe, el orondo director se haya quedado muy lejos de El Día de la Bestia o de La Comunidad. Y es que en este largometraje falla casi todo. Falla el casting estrepitosamente.

Nadie se cree la pareja "Frodo"-Watling. Realmente el que falla es el actor norteamericano, con un papel que le queda grande (y no me refiero a la estatura de Elijah) y que chirría al lado del mucho más adecuado John Hurt. Falla la obsesión de Alex de rodar a base de primeros planos y convertir la cinta en una de esas "ya la veré cuando la den en televisión". Falla la trama. Da la impresión que el director se ha quedado a medio camino entre una película personal y una comercial sin más pretensiones, donde la resolución de algunos puntos es precipitada y donde se alternan escenas colocadas con calzador (algunas de las secuencias de cama son hasta absurdas) con otras interpretadas sin ninguna convicción por parte de los actores. Sólo algunas tomas propias de su mejor estilo -el falso plano secuencia y la escena del concierto que recuerda a El Hombre que sabía demasiado (The Man Who Knew Too Much de Alfred Hitchcock, 1956)- y la música, muy parecida a lo que Bernard Herrmann hacía, salvan a la cinta para poder calificarla de mediocre y no de pésima.

publicado por Ethan el 28 enero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.