muchocine opiniones de cinedesde 2005

Un obra de culto aunque algo lenta en su ejecución, que se sitúa directamente junto ‘The Rocky Horror Picture Show’ y ‘El fantasma del Paraíso’ en cuanto a musicales bizarros se refiere.

★★★★☆ Muy Buena

Sweeney Todd

Dirigida por Tim Burton y protagonizada por Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Sacha Baron Cohen, Alan Rickman y Timothy Spall entre otros, Sweeney Todd: el barbero diabólico de calle Fleet ha obtenido dos Globos de Oro y opta a tres estatuillas, en un musical basado en la obra de Stephen Sondheim y Hugh Wheeler.

Sweeney Todd narra la historia de Benjamin Barker, que es encarcelado debido a una falsa acusación del juez Turpin, que sólo se propone quedarse con su esposa y su hija. Al regreso de su injusto cautiverio, Barker regresa buscando a su familia, pero descubre que su esposa se suicidó después de que Turpin quisiera aprovecharse de ella y que mantiene cautiva a su hija. Entonces, Benjamin Barker cambia su nombre por Sweeney Todd, regresa a su antigua barbería y comienza a tramar su venganza. Para ello, se complotará con Mrs. Lovett, la solitaria dueña del local ubicado debajo de la barbería. En la sangrienta venganza, ella encontrará un modo de reavivar su negocio de empanadas de carne.

Que Tim Burton es un director único y que, por tanto, arrastra a una cantidad de seguidores incondicionales, no es ninguna novedad. A través de títulos tan míticos como Eduardo Manostijeras, Bitelchus, Pesadilla antes de Navidad (a pesar de no ser el director) o Sleepy Hollow, el cineasta californiano ha creado un universo único que entremezcla lo gótico, lo bizarro, lo romántico y lo tenebroso. De hecho, cuando ha rehuído de dicha estética (léase Mars attacks!, El planeta de los simios o las maravillosas Ed Wood y Big fish), Burton no ha salido tan bien parado como querría, por lo que el retorno a esa estética neogótica con Johnny Depp a la cabeza presagiaba un éxito rotundo.

En líneas generales, podríamos afirmar que Sweeney Todd es una buena película, aunque ni de lejos lo mejor de Tim Burton: a pesar de todos sus premios y nominaciones, de las excelentes críticas que ha recibido por parte de la prensa estadounidense, y pese a que la sexta colaboración entre Depp y Burton contiene todos los ingredientes para convertirse en un nuevo clásico, hay algo que no termina de cuajar, y ese algo es su duración.

Con un metraje de casi dos horas, la adaptación de este oscuro musical de Broadway puede llegar a exasperar a todo aquel que no esté familiarizado con el universo Burton, pues su arranque se demora en exceso en una sucesión de permutaciones musicales muy logradas aunque algo cansinas, sobretodo por la carencia casi total de prosa a lo largo de la cinta. Así pues, Sweeney Todd es una bella película, con una trama divertida aunque quizá demasiado previsible y cuyo principal handycap recae, irónicamente, en su base musical, pese a contener momentos ciertamente brillantes.

Ya el hecho de que Sweeney Todd esté nominada al Mejor Diseño de Vestuario, al Mejor Actor y a la Mejor Dirección Artística, y no lo esté a la Mejor Banda sonora, dice mucho de cuales han sido las prioridades de Tim Burton a la hora de realizar la película. Y es que lo único que diferencia a Sweeney Todd de, por ejemplo, genialidades como La novia cadáver o Pesadilla antes de Navidad, no es la animación, ni la trama, ni la ambientación, sino cuarenta minutos de metraje.

Por contra, si algo merece destacarse de Sweeney Todd, sin duda alguna es su diseño de producción y su dirección artística, como siempre, bellamente ejecutados y minuciosamente concebidos, trasladándonos a un Downtown londinense lúgubre y hechizante presentado con un plano secuencia simplemente magistral, si bien a un servidor le ha recordado en cierto modo al que Coppola utilizara en Drácula durante la fase licántropa de Oldman. Y es que si en algo es un maestro Tim Burton, es en recrear mundos bizarros y oníricos a la par que extremadamente bellos y románticos.

Resumiendo, diré que Sweeney Todd resulta una buena película en líneas generales, una suerte de Sleepy hollow fusionado con The Rocky Horror Picture Show que contiene grandes logros y una belleza plástica, por contra, habitual ya en el cine de Tim Burton, pero que achaca quizá un exceso de duración o, más bien, una ralentización a causa de un abuso de sus números musicales, según se mire.

A pesar de todo, su visionado resulta imprescindible.
publicado por Oscar Martínez el 5 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.