Una pequeña joya con grandes momentos de anhelo y sentimiento reflejados con la debida naturalidad que consiguen realzarla más allá de su preeminente obviedad en la puesta en escena.

★★★☆☆ Buena

Once

¿Musical o pequeña oda a la amistad desde un trasfondo marcadamente melodramático?. Bastan 85 minutos de canciones, miradas, soledades en el callejón o en el hogar, recuerdos revividos en imágenes evocadas desde la música o desde el registro digital para formar la emoción sencilla en Imagen y Palabra. La Imagen desnuda y amateur, quizá tan poco arriesgada, una puesta en escena que no semeja más que un videoclip casero, termina siendo la solución modesta y eficaz para representar una historia de sentimientos en el silencio – revestidos en el dolor por el miedo a expresar las necesidades del corazón en el lenguaje ordinario -, con escasos diálogos, y así el arte es el portavoz del corazón. Las Palabras y los sentimientos cristalizan con la música, y la película de John Carney habla sobre el lenguaje de la música que sublima la irremediable contrariedad de dos corazones solitarios. Glen y Marketa comienzan en soledad y terminan separados por el devenir, pero hermanados por el sueño de la música que, finalmente y de facto, significa la realización de una vida.

Cine de emociones y desarrollo de una incipiente amistad entre heridas del pasado que condicionan los pensamientos, amor inalcanzable, incertidumbre ante el futuro, sentimientos disimulados. Una pequeña joya con grandes momentos de anhelo y sentimiento reflejados con la debida naturalidad que consiguen realzarla más allá de su preeminente obviedad en la puesta en escena.
publicado por José A. Peig el 10 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.