El director Peter Graham Scott se las arregla para entregarnos un entretenidísimo film, con algunos tintes humorísticos, pero sin dejar de lado elementos característicos del las producciones de la Hammer.

★★★★☆ Muy Buena

Capitán Clegg

 “El capitán Clegg aka Night creatures” (1962), es un film de la productora inglesa Hammer, el cual está dirigido por Peter Graham Scott. Esta basado en la novela de Russell Thorndike “Dr. Syn”, de la cual ya se había hecho un film del mismo nombre en el año 1937 dirigido por Roy William Neil. En esta ocasión, el guión estuvo a cargo del productor Anthony Hinds, el cual firmó bajo el seudónimo de John Elder. Además contó con la participación de Barbara S. Harper, la cual le agregó algunos diálogos al guión.

El capitán Collier (Patrick Allen) y su tropa de marineros han llegado a un pequeño pueblo costero británico, en busca de unos contrabandistas de licor que operan en el sector. En el lugar, varios pobladores dicen haber visto a un grupo de fantasmas, que cabalgan por los alrededores del pantano aterrorizando a todo aquel que se acerque. Sin embargo, el Capitán no cree en la veracidad de esta historia, y lo cierto es que sospecha de cada uno de los habitantes del poblado, en especial del párroco local, el Dr. Blyss (Peter Cushing).

La productora Hammer es más conocida por sus films ligados al género del terror, sin embargo esta vez nos entrega una película aventuras, con sutiles toques sobrenaturales, en que los contrabandistas de licor son los principales protagonistas. Esta pertenece a una de las cuatro películas acerca de piratas, que la Hammer lanzó durante los años sesenta. Las otras son: “The pirates of Blood River” (1962), “The Scarlet blade” (1963) y “Los piratas del Diablo” (1967).

El protagonista en esta ocasión es uno de los actores emblemáticos de la Hammer, el gran Peter Cushing, quien es más conocido por sus personificaciones como el enemigo del conde Drácula, el profesor Van Helsing, y como el malvado Doctor Frankenstein. En este film, se le da la oportunidad de representar un papel bastante divertido, con algunos matices, mostrándolo como una especie de Robin Hood, cuya principal preocupación es el bienestar de los pobladores de Dymchurch. Como siempre la labor de Cushing es más que impecable.

La contraparte del personaje de Cushing, es el despótico capitán Collier, interpretado por el actor Patrick Allen, más conocido por sus múltiples trabajos en distintas series de televisión. El realiza un estupendo trabajo interpretando a esta especie antihéroe, que a pesar que viene en nombre de la ley, es identificado por el espectador como el villano de la película. Son en especial divertidos los numerosos enfrentamientos verbales entre este y el Dr. Blyss, jugando al gato y al ratón, debido a que Collier da por sentado que el párroco esta involucrado de alguna forma en el contrabando que él ha venido a detener.

El resto del fenomenal elenco lo completan Michael Ripper, actor que aparece en varias películas de la Hammer, generalmente en papeles secundarios, y que esta vez personifica al divertido fabricante de ataúdes, Yvonne Romain, quien interpreta a Imogene, una joven adoptada que trabaja de mesera en la taberna del pueblo y Oliver Reed, quien es el joven hijo del escudero del pueblo, el cual mantiene una relación amorosa oculta con Imogene. Estos 2 actores ya habían trabajado juntos en la película “The curse of the Werewolf” (1961), del director Terence Fisher, la cual también fue producida por
la Hammer.

Por desgracia para la productora, al momento del lanzamiento del film, la Disney estrenaba ese mismo año su propia adaptación de la historia, lanzada para la televisión y pensada para un público más masivo. Esta estaba constituida de tres partes y llevaba por nombre “Dr Syn Alias the Scarecrow” (1962). Debido a esta misma situación, fue que Anthony Hinds, se vio en la obligación de cambiar el nombre del personaje principal de Dr. Syn a Dr. Blyss.

El director Peter Graham Scott se las arregla para entregarnos un entretenidísimo film, con algunos tintes humorísticos, pero sin dejar de lado elementos característicos de las producciones de la Hammer, como el elemento sobrenatural, que es representado por los “fantasmas del pantano”, las alusiones al severo castigo que recibe el mulato al principio del film, la música tan caracteristica de los films de la productora, esta vez a cargo de Don Banks, o los escenarios cargados de una atmósfera algo inquietante, debido a que la mayoría de la acción transcurre durante la noche.

A pesar de su buen trabajo, esta seria la única vez que el director filmara en una producción de la Hammer, aunque la verdad, es que este film constituye una de los mejores obras de este tipo, lanzados por la mítica productora.
publicado por Christian Sandoval el 11 febrero, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.