Para este niño vivir en familia es más dulce que el chocolate

★★★☆☆ Buena

Charlie y la fábrica de Chocolate

Mi hija de tres años es la que me llevo a ver esta cinta de Tim Burton del año 2005 por lo cual no estoy para nada arrepentido de ello. Con una estética que impresiona Charlie y la Fábrica de Chocolates vale la pena rescatarla por su magia y mensaje cargado hacia la estructura de la familia. Lo hace con su eterno socio Deep como protagonista que lo ha acompañado en el jóven Manos de tijera, el cadáver de la novia, La leyenda del jinete sin cabeza, entre otras.  

Willy Wonka es un celoso dueño de los secretos de su fabrica de chocolates. Va hacer un anuncio muy importante después de haber cerrar la fabrica a los ojos del mundo debido al espionaje de sus recetas mágicas.  Abrirá su famosa fábrica y revelará todos sus secretos y su magia a cinco afortunados niños que encuentren unos billetes dorados escondidos en el interior de cinco chocolates por todo el mundo. El ganador además será el heredero de este imperio ya que Willy no tiene familia. Paralelamente el pequeño Charlie que todos los días duerme en su añosa casa sueña con saber lo que hay dentro de esa empresa y se le presenta la oportunidad pero tiene muy pocas posibilidades, ya que sólo se pueden permitir comprar una chocolate para sus cumpleaños debido a la premura económica de sus familia que la componen sus abuelos paternos y maternos junto a  sus padres que viven apretadísimos.  Cuatro niños provenientes de diferentes realidades sociales y por ende formación, son los que ganan el premio. Falta el quinto afortunado que obviamente es Charlie quién concurrirá con su abuelo que es un antiguo operario de dicha fábrica.  En el fondo, Charlie y la Fábrica de chocolate es un gran cuento moral repleto de magia y diversión a raudales. Depp esta genial en su interpretación del excéntrico personaje con sus ropaje glam. La cinta tiene muchas implicaciones emocionales con mucha profundidad. Wonka, quién es y en quién se convierte al final de la historia a través de su contacto con el joven Charlie, es muy conmovedor ya que gracias a través de este chico logra conectarse con su pasado marcado por su estricto padre dentista que le prohibía comer dulces. La mezcla de humor, emociones y aventura engancha transversalmente sin importada edad. Charlie es muy pobre y no tiene mucho para comer pero vive con toda la gente que quiere, eso le basta.  Es la lección que le entrega al poderoso de Wonka que de a uno desecho a los otros chicos por su carácter y formación hogareña que no escapa a muchas realidades en la actualidad. Un gordote que come todo el día, la consentida del millonario, el sabelotodo y  la competitiva pequeña. Charlie tiene valores y equilibrio que son sólidos a pesar de su pobreza y carencias económicas pero no de afectos. Para este niño vivir en familia es más dulce que el chocolate.Para destacar la creatividad utilizada en la eliminación de cada uno de los chicos esta marcada por geniales coreografías de los Oompa Loompas, que son trabajadores pequeños de la fábrica. Verdaderos telones musicales están cargados con mensajes de moralidad y enseñanzas en sus letras. La música corre por cuenta del solvente Danny Elfman y recordemos que la cinta esta basada en el libro del autor británico Roald Dahl escrito en los sesentas.  

Lo mejor: telones musicales de los pequeños Oompa Loompas
publicado por David Lizana el 29 julio, 2009

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.