‘Sweeney Todd’ es un trabajo bastante por debajo de lo que Tim Burton supo demostrar que era capaz de hacer, aunque siempre es posible regocijarse en las excelentes interpretaciones y en una ambientación al estilo Burton.

★★☆☆☆ Mediocre

Sweeney Todd

Adaptación de un famoso musical de Broadway, Sweeney Todd es evidentemente una película de Tim Burton: Teces blancas, ojeras, cabellos sucios, una ambientación mórbida y la ya infaltable estética gótica rigiendo toda el área de arte y fotografía. La cinta, realizada sobre un guión predecible y desestructurado regido por la tragedia (el final infeliz inevitable), se hace larga y aburre: todos sabemos que Todd será un asesino inescrupuloso, pero debemos soportar varias canciones y extensísimos minutos llenos de explicaciones, flashbacks y típicas ‘presentaciones de personajes’ para que cometa su primer crimen. El libreto conserva, sin embargo, una buena característica del musical: el mensaje claro, desamparado y pesimista que, en boca de Sweeney Todd y con un tono más cínico que moralista, resume lo que no deja de evidenciarse como quid de toda la película: Todos merecen morir. 

En tanto musical, Sweeney Todd utiliza las canciones más para caracterizar a los personajes y alargar los tiempos que para armar la narración, y si a esto le sumamos que los temas son repetitivos y repetidos, la música es un grano más al tedio que se genera por momentos en el filme. Sin embargo, con la ayuda de las excelentes interpretaciones de Johnny Depp, Sacha Baron Cohen y, sobre todo, de Helena Bonham Carter, la cinta se destaca en sus momentos de humor, aunque no tanto en las escenas de violencia que, también mediante la repetición, se hacen banales y gratuitas. Técnicamente se destaca, como siempre en las películas de Burton, el área de arte, incluyendo ambientación, vestuario, peinado y maquillaje, dejando bastante atrás a una cámara ostentosa de movimientos evidentemente digitalizados y a una fotografía que, con intenciones claras, es por momentos algo desprolija.

Sin embargo, el más claro reproche que se le puede hacer al aspecto técnico de la película es que, esencialmente realizada en 35mm, tiene saltos a digital que no pueden disimular una calidad de imagen mucho menor y, lo que es imperdonable: la última escena del filme, clímax del desenlace trágico que se viene anticipando desde la primer media hora de la película, está realizada en este soporte. En definitiva, Sweeney Todd es un trabajo bastante por debajo de lo que Tim Burton supo demostrar que era capaz de hacer y, si bien es siempre posible regocijarse en las excelentes interpretaciones de todos sus actores, sin excepción, y en una ambientación ya exclusiva de la factoría Burton, la película, predecible desde el principio y lenta en el desarrollo de sus acciones, se hace larga y aburre bastante.

Lo mejor: El arte, las actuaciones.
Lo peor: El guión.
publicado por Naty Buqué el 15 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.