muchocine opiniones de cinedesde 2005

Por si la historia central no bastase para ralentizar el tempo de la narración, asistimos a la historia romántica más sosa del universo, que exhibían la misma química entre ellos que una pareja de toallas a juego.

★★★☆☆ Buena

Sweeney Todd

Me cuesta horrores hacer esta crítica. Llevaba esperando “Sweeney Todd” desde la primera vez que oí el rumor de que mi director fetiche iba a llevar la historia del sangriento barbero al cine, así que las expectativas por mi parte eran muy altas. En toda la carrera de Burton tan sólo había considerado que había metido el zueco en dos ocasiones. La primera con la insoportable “La gran aventura de Pee-Wee”, su primer largometraje al servicio de un excesivo personaje de la TV usamericana. La segunda, con “El planeta de los simios”, una película de encargo que intentaba rematar de forma distinta una película con uno de los finales más redondos de la historia del cine. Ambos, filmes poco tenían que ver con la imaginería propia del director.

Esta vez, el tema le iba al pelo. Un inocente barbero es encarcelado injustamente por un despiadado juez para poder arrebatarle a su mujer y a su hija. Cuando el protagonista regresa a Londres al cabo de los años, descubre que su mujer ha muerto y su hija se halla prisionera del magistrado. A partir de ahí tramará una venganza contra el juez, y por extensión, contra el género humano, junto con una repostera que está enamorada de él y le ayudará a deshacerse de los cadáveres elaborando unas sanguinarias empanadas.

La historia se narra a través de las canciones del musical, en un Londres oscuro, donde sólo los flashbacks que muestran la alegría de Sweeney Todd antes de ser encarcelado y la cuantiosa sangre que mana de sus víctimas, ponen la nota de color en una fotografía estupenda. Esta oscuridad, unida a un excelente diseño de producción y de vestuario otorgan a la película un ambiente muy logrado, sin embargo, prácticamente es ahí donde acaban las bonanzas de la cinta.

La historia apenas cuenta nada, es lenta y repetitiva, como si fuera una sola idea general la que Burton tuviera en la cabeza y no fuese capaz de desarrollarla. No conozco el musical original, aunque he leído que permanece bastante fiel al mismo, sin embargo, el teatro y el cine transmiten sensaciones de forma muy diferente y, desde luego, tal como está contada la película, no logra transmitir ni una sola emoción.

Por si la historia central no bastase para ralentizar el tempo de la narración, asistimos a la historia romántica más sosa del universo, que protagonizan los dos personajes adolescentes, de los que acabó dándome exactamente igual si acababan juntos o no, pues exhibían la misma química entre ellos que una pareja de toallas a juego.

Los papeles de Sacha Baron Cohen y Alan Rickman están bien, pero son meramente testimoniales pues no están demasiado tiempo en pantalla. Por su parte, Helena Bonham Carter está correcta, pero quizá no está a la altura en cuanto a capacidad vocal se refiere, llevando sus canciones como buenamente puede, aunque sin llegar a destacar negativamente.

El que sí está inconmensurable, como casi siempre, es Johnny Depp, que a estas alturas ha demostrado que es uno de los mejores actores de su generación y compone una nueva joya con cada nuevo personaje que interpreta. Su creación del barbero es una muestra del equilibrio perfecto entre histrionismo y contención. A ratos paródico, otros triste, otros de una furia incontenible y otros de una teatralidad prodigiosa. Es el maestro Depp el que hace ganar a “Sweeney Todd” varios enteros y la salva de un posible desastre.

En fin, todos somos humanos y en algún momento tenía que pasar. De todas formas confío en que Burton consiga hacerme soñar de nuevo con su próxima película.

Lo mejor: Johnny Depp, componiendo una joya más para su colección de personajes.
Lo peor: Una historia lenta y repetitiva que acaba cansando.
publicado por Heitor Pan el 18 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.