muchocine opiniones de cinedesde 2005

Una Zellweger que ya parece cansarse de contar siempre la misma historia.

★★☆☆☆ Mediocre

Ejecutiva en apuros

Un hombre decide ir con una mujer al cine. Al llegar, el hombre ve la lista de las películas en cartel. Entre ellas está Obsesionada, un thriller protagonizado por Beyoncé. Ella no quiere, prefiere ver una comedia romántica. Uno le ofrece ver ¿Hacemos una porno?, la de Seth Rogen y Elizabeth Banks, pero el título no la entusiasma demasiado. “¿Y si vamos a ver esa?” Dice ella, señalando un afiche con el rostro de Renée Zellweger. “¿Esa? ¡No! Seguro que es igual a todas. ¿Qué puedo esperar de esa?” Dice el hombre, algo desanimado. Al hombre no le queda más que aceptar la sugerencia de la mujer. Entran al cine.

La mujer sale del cine llorando, emocionada con la historia de la chica de ciudad que termina enamorándose del trabajador de pueblo. El hombre sale intentando aparentar un rostro de satisfacción. La mujer lo conoce, sabe que no puede disimular demasiado. “No te gustó, ¿no?”, dice ella. “Te gusta llorar con cualquier cosa”, retruca él. “No se cómo te puede emocionar algo que es lo mismo de siempre. Está bien, Renée Zellweger es simpática, pero ¿eso cuánto ayuda? La pintura de pueblo es forzada, bastante burda, la historia de amor es previsible, las vueltas más previsibles aún, y todo es lo mismo de siempre.” La mujer lo mira y no contesta, segura de que el hombre no entiende la conexión que una mujer puede establecer con el personaje de la Zellweger. El hombre no vuelve a hablar, seguro de que sus palabras han herido a la mujer, y seguro también de que la próxima intentará persuadir mejor a la mujer para ver una película más interesante.

Tal vez ambos tengan razón, tal vez cierto público, preferentemente femenino, quiere ver siempre la misma historia romántica, porque disfruta esa conexión con la protagonista, tal vez cierto público, preferentemente masculino, no soporte ver siempre la misma historia romántica, pero no le moleste ver siempre la misma película de acción, o la misma de suspenso. Tal vez sea un simple problema de fórmulas el que diferencie a un público de otro. El problema es cuando esas fórmulas solo despiertan un simple dejo de simpatía, y no solo no hacen nada por reavivar el género, sino que muestran su notorio agotamiento. Este problema no afecta a la mujer, que va a seguir viendo la misma película, ni al hombre, que va a seguir optando por otro género. Este problema le afecta al cine en general, a Hollywood en particular, y a su constante carencia de ideas, o sus ideas cada vez más desgastadas, síntoma que en este caso es representado por “la nueva comedia romántica de Renée Zellweger”. Una Zellweger que ya parece cansarse de contar siempre la misma historia.

Lo mejor: Su simpatía
Lo peor: Uf…
publicado por Leo A.Senderovsky el 29 julio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.