Discreto western, realizado, posiblemente, con destino a los encantadores programas dobles de los cines yanquis de aquella época.

★★☆☆☆ Mediocre

The yellow mountain

"Un antiguo amigo y socio de un pudiente hombre de negocios, aparece un buen día por el pueblo donde habita el último y comienzan a pelear. Al parecer el amigo le hizo una buena jugarreta antes de emprender caminos distintos. Ahora, para limar asperezas, se hacen socios en un negocio de minas de oro.

Tienen una mina de oro, con buenas posibilidades, pero un peligroso enemigo, propietario de otra mina, se lleva a todos los trabajadores pues les paga más.
Pero existe otro minero, propietario de una vieja mina de la que, en 25 años, no se ha sacado un grano de oro. Es un viejo minero que, en caso de tener oro su mina, sería el propietario de las tres, al tener el ápice en su territorio. Al saber esto último, todos querrán quedarse con la mina…aunque sea asesinándole".

Discreto western, realizado, posiblemente, con destino a los encantadores programas dobles de los cines yanquis de aquella época. La realización de Hibbs, director de serie B que acabo de conocer, es convencional, no poseyendo nada imaginativo en sus escenas. Pero comienza bien, con una buena y simpática pelea a puñetazos entre los dos protagonistas y el desarrollo de la trama es limpia y clara. Y lo es porque, repito, no tiene nada de particular.

Tanto los diálogos como las interpretaciones son mediocres, con un Lex Barker de protagonista, anterior a sus Tarzanes y, por supuesto, a su matrimonio con nuestra Tita Cervera. Aunque los secundarios, como McIntire y el ya aquí bastante veterano William Demarest, lo hacen francamente bien, amén de Leo Gordon, en su sempiterno papel de pistolero y matón a sueldo.

Para pasar el rato y olvidarla al de cinco minutos.

Lo mejor: La pelea a puñetazos del comienzo.
Lo peor: Es muy discreta, a todos los niveles.

publicado por Iñaki Bilbao el 20 febrero, 2008

Etiquetas relacionadas

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.