Una película totalmente recomendable, que marca un antes y un después dentro de la serie de films basados en las novelas de Edgar Wallace, y que representa un buen punto de partida para conocer estas obras del cine alemán, conocidas como krimis””

★★★☆☆ Buena

El Encapuchado

“El encapuchado” (1965), es un film dirigido por Harald Reinl, y cuyo guión está basado en la obra del escritor inglés Edgar Wallace “El terror” (1929), cuya adaptación estuvo a cargo de Joachim Bartsch y Fred Denger.

En el castillo de Darkwood, antes de morir el patriarca de la familia, deshereda a sus hijos, dejando todo su patrimonio a su nieta Gwendalina (Karin Dor), cuyo padre se encuentra en prisión por asesinato. Poco después, el coche del notario sufre un accidente provocado y el testamento desaparece. El documento llega a manos de Richard (Siegfried Lowitz), uno de los hijos, quien ofrece a sus hermanos la posibilidad de repartirse la herencia sin que se entere de esto Gwendalina. Con el afán de protegerla de sus hermanos, Lady Patricia (Ilse Steppat) invita a su sobrina a quedarse en el castillo, que es utilizado como un internado para señoritas. El único inconveniente, es la misteriosa figura de un misterioso sujeto vestido con un hábito de monje al que llaman “el encapuchado”, que al parecer ronda por los alrededores del castillo, y el cual tiene aterradas a las habitantes del castillo. Es por esto, que tras el misterioso asesinato de un policía en las cercanías del castillo, desde Scotland Yard, envían a Sir John (Siegfried Schürenberg) y al inspector Bratt (Harald Leipnitz) a interrogar a las habitantes del castillo. A partir de ahí, siguen los crímenes del “Encapuchado”, en las propias narices de la policía.
 Entre los años 1959 y 1972, la compañía berlinesa Rialto Films, lanzó una serie de adaptaciones cinematográficas de las obras del escritor de misterio Edgar Wallace, serie que comenzó con el film “La banda de la rana” (1959).

En la mayoría de estos films, fueron retocadas algunas ideas de las novelas originales, repitiéndose algunos clichés del género, entre los que podemos encontrar a la joven muchacha en apuros, siniestros castillos, bandas de mafiosos dirigidas por misteriosos jefes o despiadados asesinos ocultos bajo grotescos disfraces, muchos de los cuales, están presentes en esta película.

Otra característica de estos films, son las variadas e imaginativas formas en que son cometidos los asesinatos. En este caso, el “Encapuchado” elimina a sus víctimas con un certero y fulminante latigazo en el cuello.

Lo entretenido de estos films, y que de hecho fue un elemento que ayudo en gran medida a la popularidad de las novelas de Wallace, es el hecho que la identidad del asesino no es revelada hasta el final, planteando la pregunta acerca de cual de todos los personajes es el criminal y cual es el motivo por el que este comete estos crímenes.
 Dentro de la obra de Wallace existen tres grupos claramente identificables en sus novelas policíacas, y por ende en sus films. Están los que simbolizan el bien y el orden, y que siempre acaban triunfando, aquellos de carácter débil que han caído en la tentación y han terminado delinquiendo, pero que sin embargo, aún pueden ser reformados, y por último, los malvados criminales, que raramente escapan al peso de la ley. Es por eso que el detective sagaz, tan típico en el género policial, no aparece en las novelas de Wallace. Todo el protagonismo recae en la justicia, más que en el trabajo deductivo. Es por eso que el personaje de Sir John, es un policía más bien torpe, encargado de aportar una cuota de humor al film, mientras que el inspector Bratt es un tipo más bien duro, incluso un poco impulsivo, que sigue las pistas que recolecta sin sentarse a pensar mucho en ellas.

Es por ese protagonismo que tiene la justicia, que la película se centra en mostrar las diversas investigaciones realizadas por los inspectores de Scotland Yard, y en como estos se esfuerzan por proteger a Gwendalina a toda costa del misterioso asesino.

El otro gran protagonista de las obras de Wallace es la muchacha sencilla, de procedencia humilde, dotada de un carácter decidido y de atractiva personalidad.
El personaje de Gwendalina encaja perfectamente en el perfil. Debido a su carácter resuelto, no duda en arriesgarse a salir del castillo, pese a las advertencias de la policía, cuando recibe una nota anónima que le ofrece pruebas, que le ayuden a exonerar a su padre de la condena por asesinato por la cual se encuentra en prisión.
 Las actuaciones son bastante buenas, entre los que podemos destacar la participación de Harald Leipnitz en el rol del inspector Bratt, actor que se repitió el plato en varios films de la serie, generalmente en roles de policía y la actuación de Karin Dor, esposa del director Harald Reinl en aquella época, y la que también participó en varios de los films de la saga, siendo considerada incluso como la verdadera “chica Wallace”.

“El encapuchado” es el film número 20 de la serie, y es el ultimo que se filmó en blanco y negro, tonalidades que ayudaban en gran manera en la creación de una atmósfera opresiva e inquietante. Lo único que era filmado en color en estos films, era la secuencia de títulos, donde una voz en off decía: “Hola, les habla Edgar Wallace”. Esto formaba parte del sello propio de estos films, lo que sumado a una introducción donde por lo general se cometía un asesinato, pasaron a ser la carta de presentación de la saga. Después de esta película, el resto de la serie se filmaría completamente a color, lo que acompañado del cambio de formato y a la más libre adaptación de las obras del escritor, significó una disminución en la calidad de los films.
 Esta película cuenta con un guión sólido, un ritmo bastante ágil y una hábil dirección de parte de Harald Reinl. Tal vez lo único “reprochable”, es la estrambótica música del compositor alemán Peter Thomas, que la verdad no encaja mucho con la atmósfera del film, pero que sin embargo es una de esas composiciones que son difíciles de olvidar.

En definitiva, una película totalmente recomendable, que marca un antes y un después dentro de la serie de films de Wallace, y que representa un buen punto de partida para conocer estas obras del cine alemán.
 
publicado por Christian Sandoval el 28 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.