Una obra alegre, divertida, con un humor del de antes. Un canto a la alegría de vivir, a la libertad artística y al ingenio creador; es la emoción y el sueño hecho celuloide.

★★★★★ Excelente

Cantando bajo la lluvia

Un clásico entre los clásicos, una deslumbrante muestra de lo que es hacer cine dentro del propio cine y probablemente estemos hablando del más mítico de los musicales de Hollywood, tanto en taquilla como para la crítica. La película fue un gran éxito, pues estrenó en abril y fue la película más taquillera durante ese mes y la décima de 1952. Maravilloso musical con una de las escenas más memorables de la historia del cine y varios números musicales excepcionalmente ejecutados por el trío protagonista, Gene Kelly, Debbie Reynolds y Donald O’Connor.

Con un preciosista y vistoso technicolor, Cantando bajo la lluvia se convierte posiblemente en uno de los tres mejores musicales que nos ha regalado el séptimo arte (y mira que yo no soy muy de musicales). Excelentemente dirigida por un Stanley Donen en estado de gracia y acompañado de Gene Kelly a la dirección y realización de los números musicales, la genial obra de Donen se mantiene virgen y vitalista a pesar del transcurso de los años.

Don Lockwood es una romántica estrella del cine mudo que un día conoce a Kathy Selden, una actriz de teatro aún desconocida. Don y Kathy se enamoran y paralelamente, se ha producido un terremoto en la industria cinematográfica: el cine sonoro llega arrasando. El público quiere más y hay que reconvertir la última película de Lockwood y Lamont en musical.

Una obra sátira, que anida en el tremendo cambio que surgió a finales de los años 20 en la industria cinematográfica para crear un contexto cómico lleno de espectaculares números musicales. Y es que esta traslación del cine mudo al cine sonoro, significaba un gran cambio para los actores hasta la fecha. Muchos de estos actores, tuvieron que ver como dejaban aparcada su carrera en el cine debido a su incapacidad para interpretar y hablar a la cámara al mismo tiempo.

En cuanto a los actores, Gene Kelly brilla con luz propia cada vez que inicia un número musical. Destacar la impresionante escena y que da titulo a la obra, Singin’ in the rain, donde un enamorado Gene Kelly canta su amor a los cuatro vientos bajo la lluvia. Desde la puesta en escena, la coreografía, la música, los efectos y la deslumbrante interpretación de un fantástico Gene Kelly, hacen de este número un prodigio de dirección. A Gene Kelly lo acompaña su inseparable amigo de infancia Donald O’Connor, haciendo un simpático papel y regalándonos también el genial numero en los decorados del plató (Make’em laugh), donde el dinamismo, la fluidez y la diversión que emana lo elevan a cotas muy altas de superar. Tras la pareja masculina, nos encontramos con una preciosa Debbie Reynolds haciendo de la enamorada de Gene Kelly, y acompaña a los bailes de manera muy lograda a Kelly y O’Connor.

Como mayor logro de la obra, esta en encontrar el equilibrio perfecto entre coreografía e historia, y en efecto Cantando bajo la lluvia lo consigue. Muchos musicales se preocupan en exceso por la inclusión de bailes sin ton ni son y sin venir a cuento en la historia principal, pero en la obra de Stanley Donen los números musicales (excelentes, coloristas y divertidos) engranan finamente en una historia magistral. En definitiva, una obra alegre, divertida, con un humor del de antes. Un canto a la alegría de vivir, a la libertad artística y al ingenio creador; es la emoción y el sueño hecho celuloide. 

Lo mejor: El maravilloso technicolor que abunda en la cinta. Las increíbles coreografías y puesta en escena.
Lo peor: Algunas notas del guion resultan totalmente previsibles.
publicado por Jaime Martínez el 28 febrero, 2008

Enviar comentario

Leer más opiniones sobre

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.