muchocine opiniones de cinedesde 2005

Un producto claramente para adolescentes, mediocre e imbécil, que en ningún momento consigue despertar una sonrisa, que apuesta a lo pegadizo, pero no logra salir de su insoportable levedad.

★★☆☆☆ Mediocre

Supercañeras

La frase “esperaba otra cosa” puede aplicarse a una infinidad de películas, pero si a uno le dicen que verá una comedia con Rupert Everett, Colin Firth, y las participaciones de Lena Headey (The broken), Toby Jones (Infamous), Stephen Fry (Wilde, entre muchas otras), y Russell Brand (Forgetting Sarah Marshall), difícilmente uno pueda pensar que terminará arribando a esa conclusión. Bueno, esto es lo que sucede con SupercañerasUno puede entender que sea una comedia para mujeres adolescentes, pero aún así resulta incomprensible. Un poco lo mismo me sucedió en su momento con BratzBratz era una idiota comedia para adolescentes, pero al menos allí había dos cosas bastante claras: No había un elenco de renombre ni mucho menos, y gran parte de su idiotez podía atribuírsele al comportamiento radicalmente superficial de sus protagonistas.

Aquí nos encontramos con un terreno excesivamente pantanoso. Supercañeras resulta incomprensible porque es una comedia que en ningún momento resulta mínimamente graciosa, que confunde ritmo acelerado con un correcto tempo cinematográfico, y termina molestando mucho en su absoluta desproporción. En otro marco, Rupert Everett tal vez se hubiera podido lucir con su doble interpretación, pero aún así, por más que Everett nos cae simpático desde La boda de mi mejor amigo, y en muchas oportunidades ha sabido demostrar sus cualidades actorales, estas no tienen nada que ver con la comicidad necesaria para abordar dos papeles protagónicos con altura. Seamos sinceros, Everett será un gran actor, pero no tiene lo que un Peter Sellers, un Robin Williams, o incluso un Eddie Murphy, para resultar gracioso jugando al doble rol. Se viste de hombre y de mujer, juega a dos hermanos, se muestra irreconocible en ambos papeles, pero apuesta a un marcado grotesco, que en sus manos rápidamente se confunde con el ridículo. Colin Firth, naturalmente, apuesta a poner un poco de sobriedad a todo, pero cuando debe lidiar con la comedia física termina preso de algunas situaciones obvias, como la del perro que se prende a su pie. A quien le va un poco mejor con la comedia física, sin llegar al slapstick, es a Lena Headey, pero lamentablemente cuenta con apariciones esporádicas como para aportar demasiado a la película. Lo mismo les ocurre al desdibujadísimo Toby Jones, a Stephen Fry (que en el papel de presentador de concurso televisivo que prueba el conocimiento de los adolescentes, sale un poco mejor parado), y a Russell Brand, que con su particular estilo aporta más que el resto del elenco estelar, pese a interpretar un personaje que parece insertado a presión en la trama.

El problema mayor es que, con semejante elenco, el peso de toda la película recae en las jóvenes alumnas de la escuela, y en ese sentido, ellas logran sacarle el mayor provecho a la película, pese a que la imbecilidad de la trama les da solamente lugar a la aventura, y muy poco a la construcción de cada uno de los respectivos personajes. Sobre ellas se sostiene toda la película, y cumplen muy bien con su objetivo, determinando un producto claramente para adolescentes, que en ningún momento consigue despertar una sonrisa, que apuesta a lo pegadizo (como el tema principal de la película), pero en ningún momento logra salir de su insoportable levedad (ni lo intenta siquiera), y que termina acumulando un numeroso grupo de buenos actores, quizás el mejor grupo de actores que se podría reunir en el cine inglés, para desaprovecharlo sistemáticamente, o peor aún, para hacerlos jugar al ridículo. Solamente las chicas salen airosas de semejante producto, superficial, imbécil y subrayado de principio a fin, y con un irritante sentido del grotesco. Pero no se preocupen, que como todo producto mediocre e imbécil que se precie, va camino a su secuela.

Lo mejor: Su ritmo acelerado, y las jóvenes integrantes del internado haciendo lo que pueden.
Lo peor: Una inútil y ridícula reunión de figuras estelares del cine inglés, que no colabora para lograr que la idiotez de la trama se vuelva mínimamente interesante fuera del público adolescente.
publicado por Leo A.Senderovsky el 28 julio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.