Apenas hay acción y, en cambio, demasiado palabrería. Comienza bien, con el ataque de los indios a un poblado mexicano, causando numerosos muertos y llevándose de rehenes a varias mujeres blancas. Sin embargo, su continuación no puede ser más frío.

★★☆☆☆ Mediocre

Duelo de razas

"Poco después de finalizar la Guerra entre Los Estados Unidos y Méjico, todavía hay serias confrontaciones con los indios comanches a causa de que hay desaprensivos que se dedican a cortar las cabelleras a los "pieles rojas", y después venderlas para cabelleras o pelo de muñecas para los niños blancos.

Así, el jefe Quanah Parker, hijo de una blanca que fue secuestrado por su padre, un jefe indio, declara la guerra a cuantos blancos se cruzan en su camino.
Sin embargo, un blanco, que fue explorador para el Ejército de los Estados Unidos, emprende, junto a su viejo amigo, un largo viaje para hablar con el jefe Parker, casualmente primo suyo.

Pero hay muchos blancos, especialmente quienes trafican con cabelleras indias, que hacen lo posible para que no logre sus propósitos y continúe la cruenta guerra".

Bastante mediocre western, muy tedioso y demasiado rutinariamente dirigido por George Sherman, un ilustre artesano, que realizó muchísimas películas y series de televisión (la excelente y muy simpática "Daniel Boone", por ejemplo).
Apenas hay acción y, en cambio, demasiado palabrería.

Comienza bien, con el ataque de los indios a un poblado mexicano, causando numerosos muertos y llevándose de rehenes a varias mujeres blancas. Sin embargo, su continuación no puede ser más frío.

Todo se entiende, no tiene más dificultad, pero cuanto se contempla ya se ha visto numerosas veces antes, y mejor descrito y realizado.

Tan solo se salva su buena fotografía, que engrandece los bellos parajes donde se han rodado las escenas. Supongo que se trata de un parque natural. A todo Cinemascope, la película parece un poc mejor de lo que en realidad es: una medianía que se hace muy larga pese a su corta duración.

Bonitos momentos de amor entre el protagonista y la muchacha india que fue secuestrada por los indios, y una bonita canción, que como se repite cuatro o cinco veces, se llega casi a odiar y dar ganas de decir bien alto: ¡Que cambien de disco!.
Rutinarias interpretaciones de Dana Andrews, Néstor Paiva, Ken Smith y la aquí preciosa y jovencita Linda Cristal.

Lo mejor: El ataque de los indios al pueblo mexicano del comienzo.
Lo peor: La repetición de la dichosa cancioncilla, la apatía argumental.

publicado por Iñaki Bilbao el 7 marzo, 2008

Etiquetas relacionadas

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.