muchocine opiniones de cinedesde 2005

Ceylan demuestra un notable talento para exponer la sordidez sin más estridencias que las que afloran en la trama, con un ascetismo apabullante y un mutismo que congenia con el de los personajes.

★★★★☆ Muy Buena

Tres monos

De Turquía llega esta pieza compleja y por demás interesante, cuyo mayor defecto tal vez sea su título. Tres monos narra con tono ascético la vida de una familia que se ve afectada por el accionar del jefe del padre, un político que mata a una persona en un accidente de tránsito, y decide proponerle a su chofer, Eyüp, el padre de la familia, que se haga cargo de la muerte para evitar el entierro de su carrera política. Este hecho afecta a la familia al punto que los tres miembros, padre, madre e hijo adolescente, comienzan a orbitar su vida en torno a Servet, el político. Hacer, la mujer de Eyüp, busca un adelanto económico del dinero que Servet le prometió a Eyüp por terminar en la cárcel, para ello, se convierte en su amante, y termina obsesionándose con él hasta perder por completo los estribos de su vida. En medio de esta sórdida realidad de secretos y mentiras, Ismail, el hijo, debe hacerse camino por sus propios medios, pero es incapaz de tomar un rumbo diferente a la tragedia en la que vive inmersa esta familia.

El director Nuri Bilge Ceylan sorprende con una cuidada puesta en escena, y una fotografía cargada de intensos claroscuros, de hecho cada plano que conforma la película se encuentra en total consonancia con la prestigiosa obra del director como fotógrafo, al acercarnos a algunas de sus fotografías encontramos la misma intencionalidad estética que recorre esta película. Los actores se apoyan claramente en la intensidad dramática que propone el film, y todos conforman un elenco carente de fisuras, de una loable solidez interpretativa.

Sin embargo, pese a todo esto, está su título. El título Tres monos no hace más que reafirmar la realidad que cabalga el film. Desde la primera escena, el director nos instala en un clima de una apabullante sordidez. A cada momento no hace más que hundir a esos personajes, enfatizar cada detalle del accionar de cada uno de los miembros de la familia, que irremediablemente los condenará a la más absoluta infelicidad. No existe momento de oxígeno para esta familia, y ya desde el principio se respira un clima de total infelicidad, desde el principio ya parecen condenados a lo peor. Quizás el único momento en el que la historia parece insuflar un poco de aire es en la escena en la que Ismail asoma su cabeza por fuera de la ventanilla del tren. Pero esta escena demuestra claramente que el oxígeno es una ilusión para esta familia, que inevitablemente todo irá de a poco hacia el desbarranque total, que cada movimiento los llevará a hundirse en una miseria peor que la que viven día a día.

El título Tres monos es un claro juicio a estos personajes que sepultan cada uno de los secretos que los condenan. Ceylan demuestra un notable talento para exponer la sordidez sin más estridencias que las que afloran en la trama, con un ascetismo apabullante y un mutismo que congenia con el de los personajes. Pero desde su título ya se evidencia una invariable condena, la misma condena que hace que estos personajes no consigan un mínimo respiro, que sean víctimas y cómplices del miserabilismo carente de oxígeno en la que se ve envuelta la película. Si los personajes se condenasen solos, y la película no se atreviese a condenarlos desde el comienzo, a lo mejor estaríamos ante un drama conmovedor. Pero semejante oscuridad, compensada, equilibrada y a la vez potenciada por la lucidez del elenco y la preciosa puesta en escena y fotografía, logra sorprender con sus notorias virtudes cinematográficas, pero muy lejos está de poder emocionarnos.

Lo mejor: Su ascetismo, su cuidada puesta en escena, su fotografía, y la brillante solidez del elenco.
Lo peor: La sordidez en la vida y el accionar de los personajes no da respiro, y termina por agobiar.
publicado por Leo A.Senderovsky el 28 julio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.