Los Falsificadores, a pesar de ser una película digna, no aporta nada nuevo y no llega a conmover, y si no fuera por el Oscar ganado, habría pasado con total sigilo por las carteleras

★★☆☆☆ Mediocre

Los falsificadores

Llega a las pantallas la recientemente ganadora del Oscar a la Mejor Película de Lengua no Inglesa, y sin duda, será uno de los galardones más recordados de toda la categoría. No por la calidad del film de Stefan Ruzowitzky, sino por lo devaluado del premio, habiéndose quedado las principales favoritas fuera de la lucha por la estatuilla. Lo único bueno que puede salir de todo esto, es que la Academia de Hollywood por fin se decida a cambiar el arcaico sistema de votación.

Los Falsificadores cuenta una de esas historias desconocidas para la mayoría que encierra el mayor conflicto de la historia de la humanidad, la Segunda Guerra Mundial. Para intentar evitar la cada vez más segura derrota, la Alemania nazi inicia la falsificación en masa de dólares y libras esterlinas con el objetivo de inundar Estados Unidos y Reino Unido con moneda falsa y hundir así sus economías. Sin embargo, Stefan Ruzowitzky no profundiza en tan desesperado plan, sino que se centra en las vivencias de los presos del campo, sus conflictos y sentimientos. Además de algunos fallos en la fotografía y el manejo de las cámaras, el film resulta bastante distante y frío emocionalmente no llegando a conectar con el público en ningún momento. Eso, en una historia que lo único que pretende es llegar al espectador a través de los personajes y sus sentimientos, es un auténtico fiasco. El desvelar parte del final en las primeras secuencias contribuye a esa progresiva pérdida de interés que sufre la cinta. Además, Los Falsificadores, inevitablemente, suena a algo ya visto con anterioridad, y es que hay que demostrar un gran talento y habilidd para contar una historia sobre el Holocausto y hacerlo de tal forma que no recuerde a las obras maestras que la han precedido.

Los Falsificadores, a pesar de ser una película digna, no aporta nada nuevo y no llega a conmover, y si no fuera por el Oscar ganado, habría pasado con total sigilo por las carteleras, como lo hizo hace un par de meses otra cinta sobre el Holocausto: El Último Tren a Auschwitz.

     

  

Lo mejor: Intentar sacar a la luz una de las tantas historias ocultas de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.
Lo peor: Es demasiado fría y aséptica.
publicado por Francisco Bellón el 21 marzo, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.