Es una de las cintas más aburridas y predecibles de la historia de la humanidad.

★☆☆☆☆ Pésima

El jugador

Dario Argento es un genio del cine de género en Italia. Hace películas como si hubiera puesto una churrería alternando el thriller y el terror.

Il Cartaio (El jugador)
es un ejemplo de su obra más reciente en el campo más cercano al misterio pero sin renunciar a una mínima dosis de gore (casero) parecida en muchos momentos a la ya clásica El Silencio de los Corderos (incluyendo las líneas de investigación) pero más cercano al plagio que
al homenaje.

Un asesino secuestra a jovencitas en Roma y manda invitaciones para retar a la policía a un maquiavélico juego de póquer en el que cada partida perdida significa descuartizar a la victima y perde
r la mano completa la muerte del rehén. Con la primera victima llega un refuerzo desde Inglaterra que ayudará a Anna, una joven pero decidida oficial, a encontrar al sádico criminal.

Es una de las cintas más aburridas y predecibles de la hostoria de la humanidad. 

A pesar de ser rodada en el 2004 la factura técnica de la grabación bien podría recordar a las películas de principios de los noventa, incluyendo la terrible banda sonora que resulta cargante y pesada basada en el tecnopop. Los actores dejan mucho que desear, desde el oficial inglés hasta el más recóndito secundario y para colmo de males el culpable es tan obvio desde el primer momento que resulta casi insultante.

La película funciona sólo en el grado que puede hacerlo cualquier producción televisiva de serie B y no tiene ni un ápice de interés fuera de mi ya citada obsesión por uno de sus secundarios.

¿Mi opinión? Olvidar que la he visto, y cuanto antes mejor.


Lo mejor: Espera que lo piense…
Lo peor: El descabellado guión, unas actuaciones infames y, sin duda, la música.
publicado por Ana Belén Pacheco el 7 abril, 2008

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.