Cuando acabas de ver la peli tienes la sensación de no haber visto nada, es decir no tiene un final concreto, el argumento lo deja todo abierto, pero esa sensación no es correcta, ya que muy lejos de ser un film típico de los de “hágase su propio fin

★★★☆☆ Buena

Harry Potter y el Misterio del Príncipe

Harry, como siempre vuelve a Hogwarts para empezar un nuevo curso, en esta ocasión en un momento muy peligroso ya que los mortífagos intentan entrar en el castillo, y aunque Hogwarts es infranqueable, alguien sabe cómo hacerlo. Mientras tanto en el castillo empieza el curso donde Potter, Weasley y Hermione empezarán a vivir otro tipo de aventuras a las que nos tienen acostumbrados.


Sin tomar nada de referencia del libro, el cual no he leído, porque en a veces veo cine no analizamos libros sino películas de cine, pues eso, sin tomar en cuenta el libro que seguro es más completo y no es reflejado por el film con la fidelidad que merece y bla bla bla…, esta sexta parte de la saga mágica parece haber madurado en todos los aspectos, los actores involucrados en el universo Potter (Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson) desde 2001 pues como es natural han crecido, los personajes quizás no tanto como los actores pero también han evolucionado con la historia que sobre todo ha ido dejando el enfoque infantil que tenía en las primeras partes para transformarse más en un puro y duro thriller, potenciando el suspense y dejando un poco de lado los complementos cómicos más infantiles (en esta cinta ya no aparecen los fantasmas vagando por el colegio ni se ven apenas cuadros vivientes), todo se centra mucho más en la historia.

Todo eso, a mi juicio, se debe a que el director David Yates nos está preparando para el desenlace, que como ya sabéis será de dos partes (el último libro se partirá en dos para la gran pantalla), que con toda seguridad será dramático y quiere centrarnos más en ese aspecto de la historia.

Cuando acabas de ver la peli tienes la sensación de no haber visto nada, es decir no tiene un final concreto, el argumento lo deja todo abierto, pero esa sensación no es correcta, ya que muy lejos de ser un film típico de los de “hágase su propio final”, toda esta historia ya está escrita y únicamente nos hacen esperar.

Harry Potter y el Misterio del Príncipe se nos presenta como una película puente que pretende centrarnos en la historia sin marearnos con parafernalias mágicas y curiosidades del mundo mágico, nos enseña la crudeza de un Hogwarts vulnerable algo que hasta ahora era impensable nos muestra como a partir de ahora Harry se verá obligado a tomar la mayor parte de las decisiones sin protecciones ni apoyos de nadie, como el niño aprendiz de mago se ve obligado a madurar a la fuerza si quiere sobrevivir, aquí ya nada será como antes.

David Yates nos deja con ganas de saber más, esperando al estreno de Las Reliquias de la Muerte para seguir madurando la historia, y si no aguantas pues tienes el libro aunque en ese caso más que disfrutar el film te pasarás el rato buscando las diferencias.

Lo mejor: La historia da un giro hacia el dramatismo.
Lo peor: Los skectches amorosos de los personajes, más propios de serie adolescente.
publicado por Mario Mena el 25 julio, 2009

Enviar comentario

muchocine 2005-2019 es una comunidad cinéfila perpetrada por Victor Trujillo y una larga lista de colaboradores y amantes del cine.